Tijuana, BC. La Ley de Fomento a la Proveeduría Local fue publicada en el periódico oficial del estado; el proceso actual es desarrollar los reglamentos y las reglas con las cuales operaría, aunque la intención es que comience a funcionar antes de terminar el 2018.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Tijuana, Marcello Hinojosa Jiménez, dijo que con la nueva ley se proyecta aumentar el porcentaje de proveeduría local, generando billones de dólares de derrama económica en beneficio de las familias de la entidad.

Para el líder empresarial, si bien en muchos ámbitos los proveedores no están listos, acciones como la impulsada por Canacintra son útiles para despertar el interés, e incluso de generar análisis de cuáles son las industrias donde hay mayor necesidad y factibilidad.

Refirió que hay iniciativas para favorecer la certificación de los proveedores, a fin de hacer más ágil que sean contratados para dotar de insumos a la industria local, principalmente la maquiladora, uno de los principales motores del desarrollo económico de Baja California.

En ese mismo sentido, manifestó que la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información también impulsa iniciativas para diseñar un programa de incentivos a la pequeña y mediana empresa para el 2019, y de esa manera fortalecer su innovación, y por ende su productividad y sus capacidades de generación de empleo.

Se espera que a fines del 2018 los reglamentos de la ley estén bien definidos, por lo que el próximo año tendrá un efecto notable en el fortalecimiento de las redes de proveeduría local, consiguiendo avances históricos para la economía bajacaliforniana.

Hinojosa Jiménez detalló que actualmente Baja California adquiere 2.8% de proveeduría local, en comparación con 60% de otros sitios como Puebla; la proyección es que con la ley —que se desarrolló durante dos años— se consiga un punto medio entre ambas realidades.

Bases

La ley pretende establecer las bases para el diseño, aplicación y evaluación de las políticas públicas relacionadas en la materia que complementen la legislación, y llevar a cabo acciones para lograr mayor competitividad y  desarrollo económico sustentable, a través de un fondo que alcanzará hasta los 50 millones de pesos, y beneficios en impuestos a cambio de la compra de productos locales.

Los estímulos fiscales que podrán otorgarse de conformidad con la ley se orientarán a exentar en forma parcial y temporal, alguna o algunas contribuciones como los impuestos sobre remuneraciones al trabajo personal, sobre adquisición de inmuebles, sobre actividades mercantiles e industriales, entre otros.

[email protected]