Puebla, Pue. El incremento de la producción en el sector automotriz local genera nuevas oportunidades para inversiones en las empresas de autotransportes, las cuales prevén para el 2019 crecer entre 20 y 30% en sus parques vehiculares ante la demanda de más servicios logísticos.

El delegado en Puebla de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, César Flores Ruiz, dijo que las 75 firmas socias con 4,000 unidades llevan realizando inversiones continuas del 2015 al presente año, cuando entró en operación la planta Audi y sus ocho proveedores directos, para tener más capacidad de respuesta a la movilidad de mercancías.

Se han renovado en promedio 15% de los camiones de carga y nodrizas entre el 2015 y el 2017, debido a recomendaciones de sus propios clientes, quienes inspeccionan las condiciones físico-mecánicas, con el afán de certificar a los que se encargan del traslado de sus productos.

“Las inversiones son fuertes, porque cada unidad oscila entre los 2 y 3 millones de pesos, de acuerdo con las características, sin contar el costo de remolques que puede ser de casi 1 millón”, expuso el delegado de Canacar.

Los transportistas asumen el compromiso porque saben que los viajes han ido a la alza y existe alta competencia por dicho mercado con las empresas foráneas que “han volteado a Puebla para ofrecer sus servicios incluso sacrificando costos”, indicó.

Preferencia de mercados

Sin embargo, las proveedoras de autopartes y armadoras, incluida Volkswagen de México, prefieren trabajar con las empresas poblanas, tras ver que invierten en mejorar sus parques vehiculares para garantizar cero accidentes o asaltos carreteros, los cuales no compliquen sus procesos de producción.

Flores Ruiz mencionó que 50% de los viajes son para esas empresas, por ello es que cuidan esa cartera de clientes, mientras que el resto de servicios se reparten entre las industrias textil y agroalimentos.

Las compañías del sector no esperan a que la unidad llegue a su vida útil de seis años para cambiarla, ya que prefieren venderla a los cuatro años, porque resultan más costosos sus servicios de mantenimiento a la larga.

César Flores indicó que bimestralmente deben mandarlas al taller para su revisión por el desgaste al hacer traslados largos de mercancías, debido a que algunas autoparteras también abastecen de componentes a otras plantas de vehículos en el país, sobre todo a las que se encuentran en el Bajío.

Algunos de los socios analizan comprar entre dos o tres unidades más y renovar dos, aunque otros tienen una mayor capacidad para invertir, porque saben de la necesidad del servicio por parte de las industrias instaladas en el estado, manifestó.

Las mejoras en infraestructura de carretera federal y estatal han contribuido a reducir tiempos y accidentes de tránsito, con lo cual se benefician las empresas de autotransportes.

estados@eleconomista.mx