La Cámara Franco-Mexicana de Comercio e Industria capítulo Bajío estima este año la llegada de siete firmas francesas, dos a Querétaro y cinco más a otros estados de la región, indicó el presidente del organismo empresarial, Frédéric Bron.

Mencionó que los proyectos en Querétaro corresponden a empresas del sector automotriz, principalmente proveedoras de primero y segundo nivel.

Hay un desarrollo muy grande, lo sabemos, a nivel automotriz, por eso están todas las empresas Tier 1, Tier 2 y Tier 3 buscando oportunidades, y nuestra intención es atraer este tipo de nuevas empresas al Bajío , aseveró.

En este sentido, la cámara espera la visita en febrero de delegaciones compuestas por firmas francesas, con el fin de concretar sus inversiones en este año. En Querétaro comenzarían su instalación a partir del 2016, debido al tiempo que lleva el proceso de negocio.

Si bien las compañías que llegarán a la región son de distintos tamaños y con proyectos hacia el mediano plazo, es una señal positiva que continúe la llegada de capitales, afirmó Bron.

Participación de galos

En el periodo enero-septiembre del 2014, la inversión proveniente de Francia a Querétaro fue de 43.2 millones de dólares, una cifra menor frente a los 89.1 millones de dólares registrados en el mismo lapso del 2013, según la Secretaría de Economía.

En este sentido, el empresario comentó que si bien ha habido un menor monto de inversión nueva proveniente de Francia hacia Querétaro en los últimos meses, las empresas ya instaladas están reinvirtiendo sus capitales y continúan con su operación.

Los sectores en los que hay una mayor participación de firmas francesas en Querétaro, dijo, son el automotriz, con empresas Tier 1 y 2, principalmente, así como la industria aeronáutica, en la que están enfocadas en la fabricación de piezas y en el desarrollo de procesos.

También hay una participación importante en el segmento de inyección de plásticos y en las industrias farmacéutica y de alimentos.

Bron expuso que la depreciación del peso frente al dólar ha beneficiado a las empresas europeas, debido a la paridad que ha logrado el euro frente a la moneda americana.

Por otra parte, resaltó la importancia de fortalecer la educación y capacitación de la mano de obra en la entidad, ya que la demanda por parte de las empresas va en aumento y depende de una mayor especialización.

lucero.almanza@eleconomista.mx