Tijuana, BC. Aunque aún no hay una cifra fija, el gobierno del estado en Baja California prevé alcanzar los 50,000 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos del 2019, cantidad similar que obtuvo para el año en curso, que fue de 50,629 millones.

La necesidad de un aumento, de acuerdo con el secretario de Planeación y Finanzas, Bladimiro Hernández Díaz, es por ajuste inflacionario, pero más allá del encarecimiento en el costo de las necesidades básicas, la meta es de gastar menos para garantizar austeridad.

Explicó que la intención es crear una ruta de trabajo que pese al presupuesto permita mantener un uso más eficiente de los recursos, ya que lo destinado a nómina requiere más de la mitad de ese dinero, que representa entre 60 y 70%, cuando el resto tiene que alcanzar para los programas sociales y desarrollo de infraestructura.

Hernández Díaz mencionó que aún no hay un estimado del gasto para el próximo año, pero ya pidieron proyecciones a las diversas áreas para elaborar el documento que presentarán al Congreso del estado para que en diciembre sea votado y aprobado por los legisladores locales.

Sobre el incremento en el presupuesto de los últimos años, refirió que está relacionado también con el crecimiento en la nómina de los gobiernos y otros estados, debido a los años de altos ingresos por petróleo en el país, pero que cuando los precios se vinieron a la baja, los gobiernos locales no pudieron reducir nómina y recurrieron a la deuda.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos del 2018 de Baja California, el gobierno estatal gastó 12.6% más comparado con lo presupuestado en el 2017, que equivale a 5,683 millones de pesos, aumentos que estuvieron enfocados a gastos como materiales y papelería; servicios de agua potable, telefónico, de arrendamiento, de traslado y viáticos.

Clasificación

Por clasificación administrativa, 50.2% de destinan este año para educación; 16.3% para participaciones y transferencias a municipios; 9.8% para gasto social; 7.7% para seguridad y gobierno; 6.4% para los poderes y organismos autónomos; 3.5% al rubro administrativo; 2.0% le corresponde a desarrollo económico y 4.0% es no sectorizada.

Según la clasificación económica, 85.3% es para gasto corriente; 11.2% para participaciones; 2.9% para gasto capital; 0.5% para amortización de la deuda y disminución de pasivos y 0.02% en pensiones y jubilaciones.

[email protected]