Monterrey, NL. Si bien Nuevo León ocupó el quinto lugar con la menor proporción de su población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria (25.2%), detrás de Baja California Sur (19.2%), Sinaloa (22.5%), Baja California (22.9%) y Jalisco (23.7%), durante el primer trimestre del 2018, integró el top cinco de los mayores incrementos anuales de este indicador, con 2.5 puntos porcentuales.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), los incrementos más elevados se observaron en Morelos (5.4 puntos), Tabasco (4.3), Guerrero (3.4) y Chihuahua (2.8).

Además, Nuevo León fue el cuarto estado que presentó el mayor crecimiento anual del Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) en los primeros tres meses de este año, es decir, disminuyó el poder adquisitivo de los hogares en la entidad, ya que el precio de la canasta alimentaria aumentó más que el ingreso laboral.

Los otros territorios con los ascensos más elevados en el ITLP fueron Chihuahua, Baja California Sur y Morelos.

“La pobreza laboral ha aumentado ligeramente, no sólo en Nuevo León sino en todos los estados. En la entidad venía a la baja entre el 2015 y el 2016, sin embargo, lo que provocó este repunte fue la inflación”,  explicó a El Economista Roy Luka Lavcevic de la Torre, subsecretario de Competitividad de la Secretaría de Economía y Trabajo estatal.

Añadió que el año pasado los salarios se vieron afectados por la alta inflación anual registrada en el país, al pasar de 3.4% en diciembre del 2016 a 6.8% en el mismo mes del 2017.

Por ejemplo, dijo, el año pasado la inflación en energéticos fue de 17.7%, seguido de productos agropecuarios con 9.7%, impactados por las gasolinas, al ser un insumo importante en su producción y transporte, así como en tarifas de gobierno con 8.3 por ciento.

No obstante, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la inflación anual cedió en Monterrey a partir de agosto del 2017, al pasar de 6.1% en referido mes a 3.8% en abril del presente año.

Roy Lavcevic sostuvo que incrementos en los precios al consumidor “han erosionado el salario real de los trabajadores, porque en términos nominales el salario subió 5.1% (en el 2017) de acuerdo con los datos de asalariados registrados ante el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social)”.

Al cuarto trimestre del 2018, Nuevo León registró 41,445 trabajadores asegurados ante el IMSS, ocupando la tercera posición en la generación de empleo formal, por debajo de la capital del país (61,285) y del Estado de México (42,090), según datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social.

Asimismo, en los primeros tres meses del año, el salario diario asociado a asegurados en el IMSS en la entidad ascendió a 385.42 pesos, el cuarto más alto a nivel nacional.

“Quiero recalcar que no es por deterioro del salario nominal o por falta de empleo, porque el empleo sí ha crecido en Nuevo León, sigue la tasa de desempleo a la baja, sin embargo, es la alta inflación la que ha pegado a los salarios. El gasolinazo es el que ha pegado más a los trabajadores”, aclaró.

El funcionario destacó que si la gasolina sigue al alza los afectados serán los trabajadores.

Recuento

En los años 2015 y 2016, Nuevo León tuvo una mejora en sus salarios reales, incidiendo positivamente en la reducción del índice de pobreza laboral medido por el Coneval, según el análisis económico de la Secretaría de Economía y Trabajo.

Si bien en el 2014 la entidad llegó a 28.7% de pobreza laboral, a partir de ese punto logró avanzar hasta llegar a su nivel más bajo en diciembre del 2016 con 22.4%, detalla.

estados@eleconomista.mx