Guadalajara, Jal. En la fabricación de calzado de descanso, Arturo Farías Torres tiene el liderazgo nacional. Pero ser el principal fabricante de pantuflas en el país no ha representado que en su caminar por la actividad empresarial haya tenido sólo pasos cómodos.

Arturo Farías es el segundo de once hermanos y en su incursión a la industria zapatera y a la conquista de sus logros empresariales, el apoyo y colaboración de su madre fueron factores determinantes.

Es por ello que con lágrimas en los ojos recuerda los momentos en que ella por las noches, una vez que terminaba la labor de cuidar, alimentar y atender una familia de 13 integrantes, se sentaba a coser las plantillas con las cuales dio sus primeros pasos en la industria.

Sus inicios en el sector se dieron en sus épocas de estudiante. Por las mañanas iba a la preparatoria y por las tardes era el encargado de la bodega de una zapatería ubicada en los portales del centro tapatío.

Era la década de los 70 cuando un primo suyo que trabajaba en la misma zapatería se asoció con un amigo y comenzaron a fabricar las plantillas que todavía en la actualidad se utilizan para ajustar el zapato al pie cuando el calzado está grande o es incómodo.

Para entonces, el trabajo de Arturo era empacar las plantillas y cuando entró a la universidad y se vio obligado a abandonar el trabajo vespertino, aprovechaba sus ratos libres para llevar a vender las plantillas a otras zapaterías y ganar una comisión por la venta.

Mi papá me enseñó a guardar parte del ingreso en aquellos Bonos del Ahorro Nacional. Al final decidí sacar mis ahorros y empezar a hacer por mi cuenta las plantillas que en un momento dado ya tenían un mercado que no estaba siendo atendido .

En 1981, recién graduado como ingeniero en Comunicaciones y Electrónica, consiguió su primer trabajo como profesionista en la llantera Euzkadi donde lo contratan en el turno nocturno ganando menos de lo que le dejaba la incipiente fabricación de plantillas, por lo que decide retomar el negocio.

En León Guanajuato, un español dueño de la sencilla posada en la que se hospedaba cuando viajaba a esa ciudad en busca de nuevos clientes, le propuso que hiciera unas pantuflas como las que le enviaba de Estados Unidos una hija suya.

ASOCIACIÓN

De regreso en Guadalajara, invitó a Raúl, un compañero de juego en el barrio a emprender juntos la aventura de fabricar pantuflas. Precisamente de esa sociedad surge el nombre de la empresa Arra por las iniciales de Arturo y Raúl.

Su madre les cosió las primeras pantuflas y cuando las terminó vimos una cosa espectacular, aun cuando en realidad eran como un birote (bolillo) todo torcido .

Sus primeros pedidos eran una docena de pantuflas semanales y poco a poco fueron creciendo el negocio. Les pidieron luego modelos para dama y se vieron obligados a comprar maquinaria industrial, en principio usada para hacer frente a la demanda.

Actualmente, las empresas que conforman el grupo emplean a 250 trabajadores directos y gracias a las licencias adquiridas para imprimir distintos personajes a sus modelos, Arra se ha consolidado como líder nacional en este segmento de calzado.

Arra produce 1 millón 200,000 pares de pantuflas anuales y cuenta con once licencias que le otorgan los derechos para imprimir en el calzado los personajes de películas y series de televisión de moda.

Entre otras, posee las licencias de Disney, que fue la primera y se mantiene como una de las más importantes para el grupo, Los Simpson, Betty Boop, Ben 10, Transformers, Los Pitufos, Duckers, Pink Cookie y Gusanito, que es una licencia que nació en Guadalajara.

Algo que nos ha dado un plus y que ha sido parte del éxito es una gran área de diseño. Tenemos cinco especialistas que todos los días desarrollan diseños nuevos. Todos los días se les presentan a los clientes propuestas nuevas .

Arra exporta sus productos a El Salvador, Guatemala y Colombia, y en sus proyectos de expansión se encuentran además los mercados de Chile y Argentina.

A la par de su desarrollo industrial ha participado en distintos organismos empresariales. Después de ser Consejero durante varios periodos fue electo Presidente de la Cámara de la Industria del Calzado en 1999 y actualmente se desempeña como Presidente del Fideicomiso Expo Guadalajara.

[email protected]