Monterrey, NL. Con la Plataforma Digital de Acciones [email protected] muchas empresas aceleraron  sus procesos de adopción de tecnología para el regreso seguro de sus operaciones, tras el confinamiento por la pandemia del Covid-19.

Abraham Tijerina Priego, coordinador de la iniciativa Nuevo León 4.0 explicó a El Economista que algunas empresas aceleraron la adopción de tecnología por la contingencia ya que necesitaban estar conectados siete días las 24 horas de manera remota, así como tener mayor visibilidad de las operaciones de su cadena de valor, mismas que fueron interrumpidas por el cierre de actividades no esenciales.

Otras más decidieron poner en pausa algunos proyectos para el mes de julio o agosto.

En tanto que las grandes compañías voltearon hacia tecnologías que les facilitaron sus procesos y les ayudaron de manera sistemática, por ejemplo, en la detección oportuna de algún trabajador que presentara síntomas de Covid-19, y se integraron kioscos con reconocimiento facial, medición de temperatura y equipos de protección adecuada.

Algunas organizaciones dispusieron de tecnología para obtener imágenes termográficas que permiten de manera masiva detectar la temperatura, así como soluciones con distanciamiento social, que mediante una aplicación envían alertas si alguien rompe la distancia permitida entre trabajadores.

Explicó que a través de la Plataforma [email protected] se registraron 45 soluciones que pueden ayudar a tener un regreso a la actividad productiva de manera segura.

En la plataforma “queremos conectar a gente que tiene soluciones con las grandes compañías que tienen necesidad de monitorear el retorno seguro”, enfatizó el directivo.

Estos emprendimientos han abierto muchas oportunidades, por ejemplo se están creando comunidades de empresas para desarrollar caretas y otros aditamentos médicos con tecnología avanzada, y en un futuro se podrán capitalizar estos emprendimientos.

Hay casos como el de Metalsa que está trabajando con otras cinco empresas en un ventilador que ya fue aprobado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), se espera que fabriquen 500 ventiladores que serán donados a instituciones de salud de todo el país, para espacios de emergencia.

Por otra parte, la empresa Don Colchón decidió reconvertir una línea de producción para fabricar cubrebocas. Asimismo, la fabricante de cerveza Heineken produjo botellas de gel antibacterial y latas de agua.

[email protected]