Querétaro, Qro. Ante el Covid-19, la demanda de servicios de transportación carretera se mantiene sin variaciones abruptas, aunque este gremio se ha visto impactado por los retrasos en pagos.

El director general de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas (Amotac), Omar Ortiz Muñoz, expuso que la recepción de pago ha caído hasta 50%, debido a que las empresas que solicitan los servicios argumentan falta de liquidez a causa del impacto económico generado por la contingencia sanitaria.

Esta situación, dijo, se presentó en mayor medida en industrias que producen artículos de primera necesidad.

“El transporte no cerró a 100%, porque somos los que nos encargamos de transportar la canasta básica, los artículos de primera necesidad, sí hubo un impacto, pero no fue tan significativo como en otras actividades”, indicó.

En este contexto, el sector visualiza uno de sus principales retos y riesgos en la incidencia delictiva.

El dirigente de Amotac refirió que el principal foco rojo se centra en Guanajuato, donde diariamente reportan de cinco a ocho actos delictivos, como robo y quema de unidades de transportación.

Esta situación ha derivado en que los operadores soliciten ser dados de baja en sus empleos si se les envía a cubrir rutas que incluyan dicha entidad.

Otra zona de alta incidencia es el nombrado triángulo rojo que abarca los estados de Veracruz, Puebla y Tlaxcala.

Ortiz Muñoz hizo un llamado a las autoridades de los diversos órdenes de gobierno para que implementen todas las capacidades institucionales para resguardar las carreteras del país.

[email protected]