Guadalajara, Jal. Antes de que termine el año podría quedar legalmente constituida la Alianza Centro-Bajío-Occidente, toda vez que los estados que la integran, Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí, ultiman los detalles de la figura jurídica que tendrá.

En entrevista con El Economista, el coordinador general estratégico de Crecimiento y Desarrollo Económico de Jalisco, Alejandro Guzmán Larralde, dijo que, entre otras alternativas, se analiza la posibilidad de crear un fideicomiso para que la Alianza esté en condiciones de manejar recursos públicos.

Se han pensado alternativas como si se le da forma a un fideicomiso, debido a que es probable que tuviese que manejar algunos recursos y alguna estructura gerencial.

“Todavía no se firma cuál sería, porque estamos en proceso de evaluación en conjunto con los responsables y los enlaces que definieron los gobernadores de los cinco estados para este efecto. Yo espero que antes de que termine el año debería estar ya la figura sobre la cual se establecería la base jurídica”, indicó Guzmán Larralde.

El coordinador insistió en que las cinco entidades que conforman la alianza tienen el objetivo de convertir a esa región en la zona de mayor desarrollo económico de México. 

Actualmente, la región registra un crecimiento económico promedio de 4.4% anual. Los cinco estados constituyen 17% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, y en conjunto representan una población de 25 millones de personas.

Indicó que, hasta ahora, la Alianza Centro-Bajío-Occidente ha trabajado en mesas específicas de Desarrollo Económico, Turismo, Agricultura y Desarrollo Rural, y una más de asuntos relacionados con asuntos laborales, y se han firmado acuerdos interinstitucionales, en tanto se resuelve la figura jurídica que tendrá la unión de los cinco estados.

Por lo pronto, y aunque el gobierno de Jalisco analizará detenidamente el primer paquete de obras que incluye el Plan Nacional de Infraestructura, en principio los funcionarios locales destacaron que los proyectos ayudarán a detonar el crecimiento económico previsto para la región.

Tal es el caso del acueducto de la presa El Zapotillo, Jalisco, hacia León, Guanajuato, además del crecimiento de la infraestructura del Aeropuerto Internacional de Guadalajara y los proyectos carreteros que darán ventajas competitivas en materia logística a la región.

Antecedentes

El pasado 8 de mayo, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí y Jalisco proyectaron sumar capacidades para consolidar esta región como una plataforma de desarrollo económico.

Previo a la conformación de la alianza, el 5 de noviembre del 2018, los gobernadores emitieron un pronunciamiento anunciando la creación de la primera región manufacturera del país, con la finalidad de crear una plataforma.

Posteriormente, las cuatro entidades signaron el Acuerdo de San Miguel, con el que iniciaron trabajos de análisis.

[email protected]