Cancún, QR. El Centro Mexicano de Derecho Ambiental presentó un amparo en contra de la Actualización del Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población de Cancún (PDUCP) 2014-2030, alegando que dicho documento redensifica zonas que estaban destinadas a la conservación y preservación del equilibrio ecológico y abre la puerta a la construcción de miles de habitaciones hoteleras nuevas en la zona hotelera de Cancún.

El organismo expone que el PDU actualiza los usos de suelo en diversos predios de gran relevancia ambiental en la zona hotelera de Cancún y se permite la redensificación de otras áreas.

Como consecuencia de lo anterior, aumentará el porcentaje de obras en estos sitios que antes contaban con restricciones por parte del Ordenamiento Ecológico Local del Municipio de Benito Juárez y que incluyen zonas de Importancia ambiental, incluida la zona turística de Cancún.

Esto afectará el funcionamiento de los servicios ambientales que proveen los ecosistemas presentes en el polígono del centro de población -como manglares, humedales y selvas- , asegura el Cemda.

Por tales motivos, el organismo está solicitando la suspensión de los efectos y consecuencias del PDU 2014-2030 de Cancún, en virtud de que su ejecución pone en riesgo de daños irreparables a los recursos naturales y los ejemplares de manglar presentes en el sitio, además de configurarse daños de imposible reparación.

De ahí que la medida busque que no se modifique el entorno ambiental ni se aprueben, autoricen o expidan Licencias, Permisos y autorizaciones de Cambio de la USO DE SUELO en Cancún con la base en PDUCP.

Acción anunciada

Alejandra Serrano Pavón, coordinadora del Cemda en Quintana Roo ya había adelantado que promoverían recursos en contra de las modificaciones hechas el PDU durante la actual administración de Paul Carrillo de Cáceres, perteneciente al PRI, específicamente en lo relacionado al nuevo desarrollo de la cadena RIU en la zona hotelera de Cancún.

La activista destacó en entrevista que ese proyecto pretende aprovechar la modificación al Plan de Desarrollo Urbano (PDU) mediante lo cual se cambiaron los parámetros de construcción en la zona, elevando la densidad autorizada de 75 cuartos a 275 cuartos por hectárea, sin ningún estudio que justificara esos cambios tan radicales, los cuales además contravienen a todas luces la Ley de Cambio Climático.

Antecedentes

Hace dos años, el Plan de Desarrollo Urbano inició un proceso de actualización en el último tramo de la administración del perredista Julián Ricalde Magaña. Dicho PDU fue derogado al inicio de la actual gestión del priísta Paul Carrillo de Cáceres alegándose que de manera ilegal se habían modificado los parámetros urbanos y se elevaba hasta los 66,000 cuartos la densidad en la zona hotelera.

El instrumento entró en una fase de reelaboración, dejando a todo el municipio de Benito Juárez sin un documento de regulación urbana durante poco más de un año, pues entre 2013 y finales de 2014 el municipio no tuvo PDU.

Organismos empresariales como el Consejo Coordinador Empresarial del Caribe, la Asociación de Profesionales Inmobiliarios y la Confederación Patronal de la República Mexicana exhortaron todo ese tiempo a agilizar la publiación del nuevo PDU, pues aseguraban que se estaban perdiendo inversiones inmobiliarias, pues en ese lapso no existió certidumbre jurídica sobre lo que sí se podía y no se podía construir en la ciudad.

Ahora el nuevo instrumento enfrenta una nueva impugnación por la serie de modificaciones que abren la puerta a construcciones en zonas de conservación.

[email protected]