Querétaro, Qro. Tras más de un año del inicio de la pandemia de Covid-19, micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes) industriales detectan la necesidad de reestructurarse para conformar compañías que puedan seguir operando ante cualquier crisis.

De las cerca de 100 empresas agremiadas a la Asociación de MiPymes Industriales de Querétaro (Amiqro), la totalidad presentó afectaciones a causa de la contingencia sanitaria, expuso el secretario de asociación, Cuauhtémoc Acevedo Toledo.

La pandemia por Covid-19, dijo, visualizó la necesidad de las empresas para crear estructuras empresariales que puedan mantenerse pese a condiciones de crisis, no sólo en materia sanitaria, sino ante otro tipo de contingencias que pudiesen presentarse.

“Somos más de 100 empresas y todas se vieron de alguna forma impactadas, prácticamente 100% de las empresas nos vimos impactadas, de diferente manera y medida fuimos atendiéndolas (…) No pensábamos el efecto que iba a ocasionar, algunas empresas se vieron impactadas por no tener una estructura para poder atender este impacto de salud, pero también económico”, puntualizó.

El impacto global de la pandemia, que propició la parálisis de empresas e industrias en otras partes del mundo, generó un consecuente freno en empresas locales, deteniendo las cadenas de suministro y propiciando que compañías del estado también cerrarán operaciones de manera temporal.

“Al ver cerrados los mercados muchas de nuestras empresas tuvieron que cerrar y otras cambiar la estrategia para poder llegar a un nuevo modelo de negocios. Se habla de tener la capacidad emocional y de liderazgo de las empresas para poder reaccionar ante una crisis, tenemos que estar preparadas para cualquier embate de crisis, puede ser económico, de cualquier impacto, incluso de temas ecológicos”, pronunció.

El empresario destacó que es indispensable que las empresas reconfiguren sus procesos ante próximas crisis, como podría ser la escasez del agua, por lo que instó a que comiencen a trazar estrategias para atender esta problemática.

“Hoy sabemos que este año va a ser complicado por el tema del agua, habrá mucha escasez y tenemos que estar preparados. En el modelo de negocio debemos de trabajar al interior con los colaboradores para que nos ayuden en todo el tema de cambio de pensamiento, donde podamos atender cualquier crisis, debemos ser capaces de afrontarla”, refirió.

La presidenta de la Federación Nacional de Salud en el Trabajo (Fenastac), Hosanna Rodríguez, expuso que las empresas deben generar capacidades que las hagan resilientes a las contingencias que pudiesen presentarse.

En este contexto, la Amiqro y el Colegio de Profesionistas Médicos de Empresa de Querétaro en Medicina del Trabajo (Meqmetac) realizaron el seminario denominado la Importancia de la Resiliencia en la industria tras la pandemia por Covid-19, para atender las crisis que se presenten en los centros de trabajo.  

Herramientas tecnológicas

La pandemia también aceleró la adopción de herramientas tecnológicas en las empresas que no contaban con sistemas automatizados o de trabajo a distancia.  De acuerdo con el presidente del Vórtice IT Querétaro, Clúster de Tecnologías de la Información del estado, Jorge Buitrón Arriola, antes de la contingencia sanitaria se estimaba que sólo 5% de las unidades económicas de la entidad operaba con base en tecnologías de la información, cifra que se habría elevado a entre 30 y 40% de empresas que ahora hacen uso de  sistemas de tecnología básica para su sobrevivencia.

En el marco de la pandemia, en la entidad habrían cerrado definitivamente 22.44% de las unidades económicas, porcentaje en relación con el número de establecimientos captados en el censo económico del año 2019, revela el Estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN, 2020), indicador que expone los resultados de los establecimientos que sobrevivieron, nacieron y murieron a 17 meses de concluidos los Censos Económicos 2019.

En relación con el porcentaje de empresas que cerraron, representaría la pérdida de alrededor de 25,925 establecimientos de los 115,532 contabilizados en el censo del año anterior, con base en información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

estados@eleconomista.mx