Puebla, Pue. En el sector restaurantero alrededor de diez proyectos de inversión respecto a nuevos negocios o ampliaciones están en duda de ser concretados en el Centro Histórico de Puebla, no sólo por la pandemia de Covid-19, sino también por la invasión de comerciantes ambulantes.

Así lo dijo la presidenta local de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, quien consideró que pesa más el tema de puestos de comida en la vía pública que atraer negocios formales que contribuyen con la generación de empleos y el pago de impuestos.

Indicó que a los inversionistas les preocupa la falta de acciones para retirar al ambulantaje, que fue ganando terreno durante el cambio de gobierno municipal a mediados de octubre del 2018 y que a la fecha sigue funcionando con impunidad.

Comentó que para los negocios establecidos es preocupante que más allá de la pandemia operen hasta con 30% en caída de comensales a causa de los puestos de comida.

“Si sólo diez proyectos te van a traer millones de pesos y te van a representar decenas de empleos entonces por qué el ayuntamiento poblano no los cuida y hace algo por quitar a los informales”, opinó.

Refirió que desde el 2010 han sido constantes las inversiones de los restauranteros locales y foráneos, por lo que suman 150 negocios del sector concretados en el “corazón de la ciudad”.

Bajo este contexto, consideró que ese ritmo de capital privado no se puede frenar por el ambulantaje cuando contradictoriamente las autoridades piden a la Iniciativa Privada, sobre todo a prestadores de servicio, seguir generando empleos en Puebla.

Ventas por turistas

Puntualizó que 60% de los ingresos de un restaurante provienen de la visita de turistas que buscan probar la gastronomía poblana, y el resto es generado por el comensal local, “de ahí que preocupa que el ayuntamiento no vea este asunto como una de las prioridades y decida actuar contra el retiro de ambulantes”. 

La Canirac tiene 300 socios en el centro de la ciudad los cuales generan alrededor de 5,000 empleos directos, “pero a esta cifra no se le da importancia por las autoridades municipales”, expuso.

Méndez Juárez solicitó a la comuna poblana que atienda su petición para proteger a los negocios establecidos contra los informales.

“Hay restauranteros foráneos que piden certeza jurídica con el acompañamiento de las autoridades en temas de permisos cuando se trata de inmuebles antiguos para agilizar los trámites, pero también sería una señal positiva limpiar las calles de esa competencia desleal”, apuntó.

estados@eleconomista.mx

kg