Puebla, Pue. Al cierre del primer trimestre de 2020, Puebla mantiene en el mercado de oficinas una vacancia considerada alta, de 18.6%, lo cual no ha inhibido que desarrolladores locales sigan invirtiendo aun cuando no atrae a corporativos foráneos para rentar espacios y, por ende, tampoco despegue la demanda.

Pablo López Gallardo, director de investigación de la consultora Solili, que evalúa trimestralmente la actividad inmobiliaria en renta de oficinas y espacio industrial de 12 ciudades del país, explicó que si bien lo disponible en espacios tuvo un ligero decremento respecto a como cerró el último trimestre de 2019, cuando se alcanzó el 20%, la realidad es que no se justifica tener nuevas construcciones de edificios corporativos.

Desde su punto de vista, la realización de más proyectos obedece a un tema especulativo por parte de los empresarios, quienes consideran que ”invertir en ladrillos es bastante seguro, aun cuando la demanda no respalda la decisión”.

Al cierre del primer trimestre, Puebla en el reporte de Solili mantiene un inventario total de 281,434 metros cuadrados, distribuidos en tres corredores: Angelópolis, zona centro-Juárez y Las Ánimas-Zavaleta, pero con una vacante de 52,273 metros cuadrados que representa el 18.6 por ciento.

No obstante, el analista consideró que la depreciación del peso frente al dólar traería como consecuencia ajustes a la baja en precios de renta, lo cual puede una oportunidad para las empresas de diferentes giros, sobre todo de servicios, para buscar algún espacio corporativo dada la importancia a nivel nacional con que cuenta esta ciudad.

Profesionalización de agentes 

A la par consideró que a los agentes inmobiliarios hace falta una mejor profesionalización para ofrecer los espacios, ya que los interesados necesitan tener a detalle la información, lo cual no está ocurriendo en Puebla para clientes foráneos, incluso para los locales, situación que ayudaría al proceso de maduración del mercado de oficinas.

López Gallardo destacó del informe que la actividad constructiva de la ciudad reportó el inicio de una nueva edificación de 8,580 metros cuadrado sobre el corredor Centro-Juarez.

Recordó que el año pasado, el Grupo JV seguía invirtiendo en Puebla, con dos proyectos de oficinas, los cuales arranco en 2018; además que arrancó una tercera edificación denominada Albertina al cierre del último trimestre.

Otra tendencia, dijo es que durante el primer trimestre de 2020 hubo el repunte de la demanda en las edificaciones Clase B, catalogados así porque tienen lo suficiente para las operaciones, donde una sola transacción en el Edificio Atlixcayotl registró la ocupación de 1,398 metros cuadrados.

Durante el trimestre pasado, la demanda del mercado corporativo de Puebla fue de 2,636 metros cuadrados, en transacciones que oscilan, principalmente, entre los 100 y 200 metros cuadrados.