Puebla, Pue. Alrededor de 200 establecimientos en el Centro Histórico que habían cambiado de giro comercial para reactivarse por la pandemia de Covid-19, determinaron quedarse como están, ya que tienen mejores ventas que cuando eran bares, karaokes o gimnasios.

El presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, recordó que no había otra alternativa para los empresarios, quienes si continuaban con su actividad original obtendrían menos ganancias o quebraban.

Indicó que del total que cambiaron de giro, 90 eran bares y karaokes, cuyos dueños tampoco quisieron esperar más tiempo al ver que el semáforo epidemiológico no cambiaba a naranja el año pasado, para que funcionaran a 30% de su capacidad.

“Estos negocios ahora son restaurantes con permiso de vender algunas bebidas alcohólicas para acompañar los alimentos o son fondas, los cuales ocupaban dos locales juntos y ahora solo funcionan en uno, mientras que el otro espacio está en renta”, puntualizó.

Las medidas son parte de los efectos de haber cerrado un largo tiempo por la emergencia sanitaria que se emitió a finales de marzo de 2020 por la Federación, recordó.

Ayala Vázquez ahondó que negocios que eran de bisutería ahora están vendiendo cubrebocas de todo tipo, caretas, gel antibacterial y guantes por mayoreo y menudeo, ya que son productos de primera necesidad.

Algunos, precisó, están vendiendo productos importados de países de Asia porque son más económico respecto a lo que ofrecen farmacias o negocios especializados en materiales y equipos para el sector salud.

Comentó que al hacer los cambios de giros, los propietarios están teniendo ingresos que les permiten mantenerse porque están bien ubicados en el centro de la ciudad.

“La economía en general está lastimada por la pandemia, que ha durado más de año y medio, pero se tiene que ajustar un negocio de manera irremediable a la situación para salir adelante o, de lo contrario perderse”, ahondó.

El dirigente de comerciantes en el Centro Histórico dijo que 400 negocios no pudieron reabrir tras haber quebrado por estar en confinamiento más de un año.

estados@eleconomista.mx