El gobierno de Yucatán y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunciaron la construcción de una nueva planta de energía eléctrica en Mérida, con una inversión de 250 millones de dólares; se estima que el complejo entre en funciones hasta mediados del 2020 (primera fase).

Durante el anuncio, el gobernador Mauricio Vila Dosal informó que el proyecto ofrecerá un mejor y suficiente suministro de energía eléctrica y gas natural a la entidad.

La planta operará bajo el nombre Mérida IV, será de ciclo combinado, ya que podrá funcionar con gas natural y diesel, y la primera etapa entrará en operación durante el verano del 2020 con una capacidad instalada de 500 megawatts (MW).

El proyecto considera una ampliación de su capacidad hasta los 1,000 MW adicionales dentro de un periodo de tres años, garantizando el servicio a todos los habitantes de Yucatán.

La edificación de esta nueva planta, a cargo de la CFE y anunciada recientemente por el presidente Andrés Manuel López Obrador ante los apagones que se registraron en la península de Yucatán, permitirá incrementar el suministro que actualmente ofrecen las plantas Mérida III y Valladolid, que en conjunto alcanzan los 906 MW, y de los productores externos de energía que suman en la región 1,261 MW.

Asimismo, el director corporativo de Operaciones de la CFE, Carlos Morales Mar, señaló que todas estas acciones proporcionarán a Yucatán y a toda la península posibilidades de crecimiento y desarrollo sin desabasto de electricidad.

Entre éstas destacan el reforzamiento del suministro de diesel a la planta Mérida III a través de la construcción de una tubería de aproximadamente 1.2 kilómetros para incrementar el flujo de este hidrocarburo, mediante el trabajo coordinado con el Centro Nacional de Control de Energía y los PEE.

Esta acción garantizará una capacidad de hasta 440 MW para mantener el suministro de energía a Yucatán y al resto de la península, sin interrupciones, de manera permanente, aseguró el funcionario federal.

Respecto del gas natural, ya se realizan gestiones ante el Centro Nacional de Control del Gas Natural y Pemex para incrementar el suministro de este hidrocarburo a la península, el cual se espera que ocurra a mediados del 2020.

Además, se reforzará el Corredor Sureste y el enlace peninsular para tener una mayor capacidad de conducción en las dos líneas de transmisión de energía eléctrica que van de Malpaso, Chiapas, al centro de distribución de Ticul que suministrará energía alternativa a toda la península. (Con información de Notimex)

[email protected]