Tijuana, BC. El proyecto para la modernización de la garita San Ysidro y El Chaparral —situada en Tijuana— concluirá en el 2019, con lo cual comerciantes y el sector turístico local estiman que haya una reducción en los tiempos de espera para cruzar la frontera y que con ello se detone la actividad económica en ambos sectores.

El presidente del Comité de Turismo y Convenciones en Tijuana, Francisco Villegas Peralta, explicó que la obra arrancó durante la administración del expresidente de la República Felipe Calderón Hinojosa, con el acuerdo binacional de infraestructura celebrado entre los gobiernos de México y Estados Unidos.

Dijo que el objetivo de dicho pacto es promover la competitividad y conectividad entre ambos países, al igual que fomentar el crecimiento económico, la productividad, el emprendimiento y la innovación.

“El año que viene se termina la obra que está haciendo Estados Unidos. La entrada que tenemos ahorita hacia Tijuana se va a hacer a la derecha un poco más (...) Va a estar más fluido porque no van a estar esas curvas”, agregó.

Con prácticamente 30 carriles para cruzar la frontera, la estimación es que las personas que antes tardaban hasta tres horas en cruzar a Estados Unidos ahora sólo inviertan entre 20 o 30 minutos de su tiempo en promedio.

De acuerdo con la Administración de Servicios Generales (GSA, por su sigla en inglés), el proyecto para la modernización consta de tres fases, dos de ellas ya terminadas y la tercera en proceso, además de una inversión que alcanza 730 millones de dólares.

Cifras de la GSA indican que el puerto de San Ysidro es el más ocupado en América del Norte, está abierto las 24 horas de los siete días de la semana y actualmente procesa aproximadamente 50,000 cruces de vehículo y 26,000 a pie.

Fase inicial

La primera parte del proyecto consistió en la construcción del edificio peatonal El Chaparral, conocido como PedWest; la segunda etapa fueron los trabajos para demoler las instalaciones y la edificación de oficinas con mayor capacidad, con más carriles abiertos para agilizar los cruces, además de utilizar equipo con más tecnología y moderno.

La tercera fase del proyecto consiste en conectar la principal vialidad —en Estados Unidos—, conocida como carretera 5, con la garita de El Chaparral —en Tijuana—, la cual es utilizada para cruzar desde el país anglosajón hacia territorio mexicano, por la zona centro de la ciudad.

El director general de la Frontera Sur para la GSA, Ramón Riesgo, detalló que durante la primera etapa invirtieron 230 millones de dólares; en las dos restantes fueron aproximadamente 500 millones.

“Son 28 casetas de inspección peatonal en dirección norte, 35 carriles vehiculares en la misma dirección y en conexión al Chaparral, vamos a tener un Freeway de 14 carriles que conectarían con las 23 casetas dentro del Chaparral”, indicó.

[email protected]