En caso de efectuarse la imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas que anunció el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, los seis estados que conforman la frontera norte del país serán los más afectados debido a la elevada participación de la Unión Americana en su comercio exterior; por ende, para contrarrestar esta medida se debe formular una alianza regional que apueste por la diversificación de mercados, coincidieron autoridades y especialistas en entrevista con El Economista.

El pasado 30 de mayo el mandatario estadounidense anunció que para forzar a México a detener el creciente flujo de migrantes centroamericanos, se le aplicarán a partir del 10 de junio aranceles de 5% a todos los bienes mexicanos, los cuales, de forma gradual, desde el 1 de octubre podrían aumentar hasta 25 por ciento.

Ayer, en Londres, Inglaterra, Donald Trump explicó que aunque México inició conversaciones para evitarlo, “lo más probable es que las tarifas vayan adelante y probablemente seguiremos negociando durante el tiempo que estén vigentes y se vayan pagando (...) Lo que sucederá entonces es que todas las empresas que dejaron nuestro país y se fueron a México regresarán con nosotros”.

Hoy se reunirán autoridades mexicanas y estadounidenses para discutir el tema de los aranceles.

En este sentido, la preocupación de las entidades de la franja fronteriza radica en el peso que tiene Estados Unidos en sus ventas al exterior.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, México, ¿cómo vamos? y gobiernos estatales, los seis estados que conforman la región presentan los mayores coeficientes de participación estadounidense.

El ranking queda de la siguiente manera: la primera posición la ocupa la entidad de Tamaulipas (92.3% de sus ventas al exterior se dirige al país vecino del norte, como promedio de los últimos años), seguida por Chihuahua (91.1%), Baja California (88.6%), Hidalgo (88.2%), Coahuila (85.1%), Sonora (84.2%) y Nuevo León (84.0 por ciento).

Al respecto, Roberto Russildi Montellano, titular de la Secretaría de Economía y Trabajo en Nuevo León, explicó que todas las entidades federativas del país se verán afectadas, pero las del norte podrían encontrarse en una situación aún más delicada.

Para el caso del estado neoleonés, entidad que está recibiendo en los últimos años mayor Inversión Extranjera Directa, “el hecho de que se impongan aranceles podría causar incertidumbre para los empresarios que quieran invertir, y provocar que opten por no hacer llegar sus capitales”, expuso.

Indicó que confía en que los empresarios, así como los gobernadores y congresistas de la Unión Americana, ejerzan presión y ayuden a México, ya que quienes más perderían serían los consumidores de la Unión Americana, “tendrían que pagar más por los productos”.

“Todos perderíamos si van adelante los aranceles, los consumidores de Estados Unidos lo lamentarían mucho porque sus finanzas personales se verían afectadas. Sería conveniente que pronto se termine esta situación. (...) Principalmente se van a encarecer los productos a los americanos”, sostuvo.

Mirar a otras latitudes

Russildi Montellano aseguró que es importante que las entidades del país comiencen a diversificar el consumo, que se comience a abastecer a otros países, “sin embargo, no debe dejarse de lado que México tiene como vecino al mercado más grande del mundo, que es Estados Unidos, lo cual, representa una ventaja competitiva.

“La teoría señala que siempre debemos tener presente que hay que diversificar mercados y no apostar a uno, pero hay que tener en cuenta que nuestro vecino es el mercado más grande del mundo. No hay que dejar de exportarle, es avanzar poco a poco a la diversificación, hoy Nuevo León lo está haciendo principalmente con Europa”, aseveró.

Afirmó que como autoridad estatal apoya el diálogo que está llevando a cabo el gobierno federal mexicano para evitar que esta medida arancelaria avance.

Mayor violencia

El investigador de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Jorge Alberto Pérez Cruz, aseveró que los estados norteños serán los más afectados ante la posible imposición de aranceles, ya que la mayoría de las empresas que se encuentran ubicadas en la región es de origen estadounidense, y al ver los altos costos que representa exportar, se irían.

“Esta situación está porque no se optó por una diversificación económica, se pudo evitar, pero se apostó todo a un solo mercado, ahora lo que debe hacerse es abrirse mercado en otras entidades, depender de un solo país ya no debe ser viable”, acentuó.

“Las industrias más afectadas en Tamaulipas serían la automotriz, armado de cómputo, químico farmacéutico, todas ellas son las que componen la rama exportadora de la entidad. Y por supuesto, habrá desempleo por la fuga de empresas, lo que llevaría a que la delincuencia aumente en el estado. También en toda la región norte habrá más violencia”, subrayó.

Como efecto inmediato, añadió Pérez Cruz, las ciudades de Tamaulipas que se verán más lastimadas por la medida arancelaria serán Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo, las cuales son los puntos más fuertes en materia de exportaciones.

Por su parte, el presidente del Colegio Estatal de Economistas de Baja California, Domingo Ramos Medina, coincidió en la premisa de que la economía de la región de la frontera norte se verá lastimada, e incluso la recién apuesta que realizó el gobierno federal, de crear la zona libre, se verá mermada.

“Toda la economía del norte se verá afectada porque ya hay una dependencia total hacia Estados Unidos, para Baja California el escenario será igual de difícil, los ramos de servicios y comercios y las actividades manufactureras saldrán mal libradas. Vemos con peligro y preocupación el tema de los aranceles, se perderán empleos y habrá inflación”, sostuvo.

Ramos Medina refirió que se debe apostar por crear una alianza regional entre el norte del país, “las autoridades municipales y estatales deben coordinarse para aplicar una política que incentive las exportaciones hacia otros países”.

Participación local

El vicepresidente del Colegio de Economistas de Sonora, Marco Antonio Córdova, expuso que, para evitar el cierre de empresas de origen estadounidense en la frontera norte del país, se tiene que iniciar un diálogo entre las autoridades locales de los dos países.

“Sabemos que el nivel de negociación para los aranceles se está dando a nivel federal, sin embargo, se debe hacer presente la autoridad estatal de los dos países.  Por ejemplo, Sonora tiene una relación estrecha con Arizona, a través de la Comisión Sonora-Arizona”, detalló.

“Se pueden generar negociaciones intraestatales, los dos estados (Arizona y Sonora) pueden mostrar los resultados positivos sobre el libre comercio que hay. Se podría hacer que el gobierno de Arizona presione al gobierno federal de Estados Unidos”, manifestó.

Antonio Córdova enunció que en caso de que se apliquen los aranceles, los ramos económicos que saldrían más afectados en Sonora serían el sector industrial (armado automotriz) y el agropecuario (producción de hortalizas y ganado).

[email protected]