Guadalajara, Jal. Los gobernadores de los cinco estados que conforman la Alianza Centro-Bajío-Occidente (Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, San Luis Potosí y Querétaro) acordaron una estrategia de 15 puntos para la reactivación económica de la región tras el impacto del Covid-19.

Destaca el desarrollo de proyectos de infraestructura interestatales que generen competitividad a la región, mismos que serán financiados a través del modelo de asociación público-privada y mediante financiamiento de organismos internacionales como el CAF, Banco de Desarrollo de América Latina.

“Tendremos en próximas semanas reuniones virtuales con gente del CAF, que nos podrá ayudar en el financiamiento de proyectos de infraestructura que tenemos en la región, como carreteras interestatales, proyectos ferroviarios, presas”, detalló el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

En rueda de prensa en Casa Jalisco, a la que asistieron cuatro de los cinco gobernadores de la alianza - sólo se ausentó el mandatario de San Luis Potosí por problemas de agenda -, Rodríguez Vallejo informó que también buscarán el apoyo de la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, así como de los consejos de las instituciones financieras del país para el acompañamiento y asesoría en los proyectos que se tienen previstos.

Prioridades

Entre los proyectos de infraestructura interestatales que se tienen programados destaca el tramo ferroviario entre Jalisco y Aguascalientes; un tramo de 230 kilómetros para completar un proyecto logístico largamente esperado por el sector empresarial de la región, toda vez que agilizaría la conexión del Pacífico con el Golfo, pues permitiría el traslado de mercancías en ferrocarril desde el puerto de Manzanillo, Colima, hasta el de Altamira, Tamaulipas.

“Éste es un proyecto que originalmente tenía 190 kilómetros en el trazo desde Encarnación de Díaz a El Castillo en el municipio de El Salto en el área metropolitana de Guadalajara; tenemos ya junto con la SCT un proyecto ajustado, adaptado a una nueva circunstancia, de 230 kilómetros”, señaló el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.

“Estamos planteando la posibilidad de que la SCT, en acuerdo con los estados, pueda generar una concesión vía estatal, un modelo para que sean los propios estados los que generen la licitación para que las empresas ferroviarias puedan entrar a financiar este proyecto”, subrayó.

Por su parte, Diego Sinhue indicó que su estado tiene proyectos con San Luis Potosí como la carretera Silao-San Felipe “que es nuestra conexión hacia el norte del país; es una carretera que vale más de 3,000 millones de pesos (...) Con Querétaro tenemos un proyecto muy importante que es la carretera Querétaro-Celaya por las empresas automotrices”.

Añadió que con Jalisco, el gobierno de Guanajuato seguirá impulsando el proyecto de la presa El Zapotillo que dotaría de agua a León y a Los Altos, la principal región avícola y ganadera de Jalisco.

Al mencionar los cuatro primeros puntos de la estrategia regional de reactivación económica, el gobernador de Aguascalientes,  Martín Orozco, subrayó, además de la infraestructura interestatal, la importancia de frenar el desempleo a través del apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), la certeza jurídica como elemento clave para la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) y el aprovechamiento del modelo de inversión público-privada, ante la caída en la recaudación de impuestos tanto locales como federales.

Advirtió que “tenemos una crisis sanitaria y crisis económica; la económica va a durar mucho más tiempo que la crisis por Covid-19 y si no se atiende la crisis económica, podría convertirse en una crisis de seguridad”.

Los gobernadores de la Alianza Centro-Bajío-Occidente acordaron reunirse con los mandatarios que integran la Alianza Federalista Noreste-Pacífico (Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Coahuila, Jalisco, Michoacán y Colima) para trabajar en conjunto la estrategia de reactivación económica tras la pandemia.

Corredor automotriz

Sobre las afectaciones de la crisis sanitaria al corredor automotriz que integran los estados de la región, el gobernador de Guanajuato afirmó que desde hace tres semanas las empresas del sector volvieron a operar y tienen frente a sí la oportunidad de aprovechar el Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Está por entrar el T-MEC y la regionalización del sector automotriz abre una grandísima oportunidad para que la región Bajío-Centro-Occidente se consolide en la proveeduría automotriz, aunado al pleito comercial que siguen teniendo China y Estados Unidos, esto incrementa las posibilidades de que muchas empresas, incluso asiáticas, vengan y se instalen en nuestros estados”, dijo Rodríguez Vallejo.

Al respecto, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, afirmó que las empresas automotrices instaladas en la región aportan 38% de las autopartes que requiere un automóvil que se arma en Estados Unidos, por lo que “se vuelve a abrir una oportunidad para fortalecer a esta industria de las autopartes”.

[email protected]