Guadalajara, Jal. Garantizar la seguridad y el Estado de Derecho para dar certidumbre a la inversión, prometió Enrique Alfaro Ramírez, luego de rendir protesta como gobernador de Jalisco para el periodo 2018-2024.

Al explicar los cuatro ejes sobre los cuales basará su gobierno, señaló que en el rubro de Crecimiento y Desarrollo Económico promoverá que las estrategias de crecimiento productivo se extiendan a todas las regiones de la entidad para que aumenten su capacidad de desarrollo e ingreso a partir de las fortalezas locales y que dejen de existir los “desiertos económicos”.

Alfaro Ramírez refirió que en el estado viven 2.5 millones de personas en condición de pobreza, 40% de la población tiene ingresos por debajo de la línea de bienestar social y 50% no cuenta con seguridad social.

“El 61% de la población ocupada recibe tres salarios mínimos, en el campo del gigante agroalimentario, 87% de la población rural gana menos de tres salarios mínimos y 90% de los trabajadores del campo no cuenta con retiro digno ni pensión”, subrayó el gobernador.

Destacó asimismo que, durante su gestión, Jalisco dejará de tener un modelo de innovación disperso y se transformará en un estado de ciencia y tecnología aplicada.

“Es apremiante la democratización de las capacidades tecnológicas para los pequeños y medianos empresarios del estado, consolidar el liderazgo de Jalisco en generación de empleo, pero poniendo énfasis en calidad, alto contenido agregado y remuneración”, puntualizó.

Alfaro dijo al sector empresarial del estado que “su participación activa en la definición del rumbo de Jalisco volverá a ser decisiva”.

No pactará con delincuentes

Al detallar el eje de su gobierno sobre seguridad y Estado de Derecho, y en presencia de la secretaria de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, quien asistió en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobernador Enrique Alfaro aseguró que no hará pacto alguno con los grupos delincuenciales y que en Jalisco no habrá “ni perdón ni olvido” para quienes violaron la ley.

“En Jalisco no habrá ni acuerdo ni tregua con delincuentes. Aquí no habrá ni perdón ni olvido, porque la delincuencia ha lastimado profundamente a nuestra sociedad; vamos a actuar sin miedo y con determinación”.

Coordinación federal

Alfaro reiteró su disposición para mantener la coordinación con el gobierno federal y las Fuerzas Armadas en las tareas del combate a la violencia e inseguridad, siempre y cuando, dijo, ésta se dé “en el marco de respeto a los principios básicos del pacto federal”.

Al concluir la sesión solemne del Congreso en la que rindió protesta como gobernador constitucional de Jalisco, Alfaro Ramírez encabezó la primera reunión del Consejo Estatal de Seguridad, a la que asistieron representantes de los tres niveles de gobierno.

Por separado, la titular de la Segob, Olga Sánchez Cordero, afirmó que los gobernadores son responsables de la seguridad en sus respectivas entidades siempre y cuando exista coordinación entre los tres niveles de gobierno.

A la toma de posesión de Enrique Alfaro acudieron los gobernadores de Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Yucatán y Zacatecas.

[email protected]