La ciudad de Querétaro no está preparada para las fuertes lluvias, como la que el domingo azotó a la zona metropolitana del estado, debido principalmente a que no cuenta con los drenes ni bordos suficientes que soporten las precipitaciones, consideró Sol Elvira López, coordinadora del área de Educación de la asociación ciudadana Grupo de los Cinco.

En entrevista, la Coordinadora, especialista en temas del aprovechamiento del agua y prevención, hizo referencia a las recomendaciones y estudios realizados por el recién fallecido ingeniero hidráulico Lorenzo Rubio Espinoza, director de Grupo de los Cinco.

Recordó que los puntos que ya había destacado el ingeniero están vigentes y no han sido atendidas por las administraciones municipales ni estatales, a pesar de las alertas.

CAUSAS

El primer problema es que en los últimos 50 años ha desaparecido 90% de la masa vegetal de las selvas bajas que son, de manera natural, contenedores de las lluvias; en segundo lugar, que en los últimos 40 años se ha cuadruplicado el número de pobladores de la zona conurbada y que en ese tiempo la ciudad ha crecido 16 veces su tamaño y de manera desordenada y con visión a corto plazo, y como tercera causa que se ha abusado de los cambios de uso de suelo.

Alertó que la zona conurbada sufriría una inundación similar a la del 2003 si cayeran entre 60 y 90 milímetros de agua.