Cancún, QR. La tendencia creciente de las rentas vacacionales tipo Airbnb está dinamizando el mercado inmobiliario gracias la construcción de nuevos condominios en Cancún, Riviera Maya y Tulum, con el objetivo de alquilarse a través de estas plataformas, con rentabilidad garantizada de hasta 20% a un año de la compra.

Tayde Favila Soriano, presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) en Cancún, dijo que esta tendencia ha comenzado a establecerse en el Caribe mexicano, donde ya existen profesionales de la renta vacacional que llegan a concentrar hasta 1,000 nuevas unidades que se están introduciendo al mercado con el objetivo de alquilarse para Airbnb o plataformas similares, sobre todo en la Riviera Maya.

La presidenta de AMPI calificó el fenómeno Airbnb como un “tsunami” al que ningún hotelero podrá oponérsele, porque se trata de una tendencia internacional que surge para llenar necesidades que la hotelería tradicional no puede atender.

“Somos conscientes de que para ciertos sectores esto puede representar una amenaza, pero para el sector inmobiliario está significando una oportunidad de captación de nuevas inversiones para la entidad”, mencionó.

Esta tendencia significa que en la actualidad prácticamente 40% de los nuevos fraccionamientos de vivienda media y residencial que se están construyendo y que se están comercializando, sobre todo en la Riviera Maya, principalmente en Playa del Carmen y Tulum, usan como estrategia de venta la posibilidad de convertirse en inversiones productivas a través de la rentabilidad que genera el alquiler vacacional, insistió.

Sin embargo, Favila Soriano dijo que junto con el auge de esta nueva industria es necesaria una regulación que impida que se salga de control, ante lo cual se manifestó a favor de la regulación a nivel local que prepara el ayuntamiento de Benito Juárez que obligará a los dueños de propiedades en renta vacacional al pago de licencia de funcionamiento, tramitación de anuencias de protección civil, pago de servicio de recolección de basura como giro comercial, entre otros, además de que se limitarán las áreas donde éstos esquemas de hospedaje podrán operar en la ciudad.

La presidenta de AMPI explicó que estas medidas no deben generar rechazo, sino verse como una oportunidad de profesionalizar la oferta actual y sobre todo garantizar la seguridad de los usuarios.

Economías colaborativas

El jueves 21 de noviembre se inauguró en Cancún la primera Expo Renta Vacacional, donde empresas como Transparent, dedicadas a la generación de estadística de este nueva industria, revelaron que 55% de la oferta de estas plataformas en México son gestionadas por empresas profesionales dedicadas a la renta de inmuebles, y menos de la mitad son habitaciones dentro de casas particulares que se rentan ocasionalmente para generar ingresos extraordinarios a las familias.

“Se habla mucho de que estos servicios son rentas entre particulares, que generan economías colaborativas a partir de una habitación en una casa familiar para generar ingresos extras, sin embargo, las estadísticas dicen otra cosa; más de la mitad de las propiedades en renta son detentadas y operadas por profesionales, empresas que se dedican al negocio de la renta de inmuebles”, explicó Pierre Becerril, cofundador de esta empresa con sede en Madrid, España.

Esto no niega el hecho de que se trata de una industria en claro crecimiento que genera empleos e ingresos por miles de millones de pesos.

La plataforma de rentas vacacionales informó que durante el 2018 los anfitriones de Airbnb en Quintana Roo tuvieron un ingreso total de más de 2,100 millones de pesos, equivalentes a 106 millones 700,000 dólares.

Según la empresa, la ganancia anual de un anfitrión típico en Quintana Roo fue de 68,300 pesos, equivalentes a 3,600 dólares.

Además, durante el 2018 Airbnb recolectó y entregó más de 60 millones de pesos por concepto de impuesto al hospedaje.  También durante el 2018 recibieron la llegada de 951,400 viajeros a Quintana Roo.

[email protected]

kg