Querétaro, Qro. Los procesos de fiscalización de obra pública resultan complejos para los constructores queretanos, por lo que proponen agilizarlos y hacerlos más eficientes, toda vez que existen auditorías que se replican de acuerdo con la procedencia de recurso.

Socios de la delegación Querétaro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) coincidieron en que es necesario potencializar y acercar a los constructores los trámites de inspección ante la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE).

La presidenta de CMIC Querétaro, Alejandra Vega Reyes, propuso que los inspectores tengan una relación estrecha con los residentes de obra, a fin de que dentro de la ejecución de obra —y paralelamente— se solventen futuras observaciones.

“Es una inquietud que trae el constructor, de vernos involucrados en el proceso de auditoría. Nos gustaría que las auditorías se vean involucradas en el proceso, ya que  durante la obra hay diferentes cambios del proyecto, diferentes tomas de decisiones que se tienen que hacer en el momento. Para nosotros es muy importante que el auditor se encuentre en ese momento, para que sepa cuáles fueron las modificaciones en el proyecto”, expuso.

De igual modo, se propone que los constructores sean partícipes en las auditorías, para que las observaciones o dudas se resuelvan conforme a los técnicos que estuvieron en el proceso de la obra, tanto de parte de la dependencia pública como de los constructores.

“Un punto importante es que existe el control interno, existe la ESFE, entonces una obra puede ser auditada si la obra fue ejecutada no sólo con recurso municipal, sino también estatal. Entonces estas dos entidades pueden auditar: esta situación genera un desgaste para el constructor, que ya fue auditado por la parte municipal y ahora por la estatal”, comentó Vega Reyes.

Por tanto, la dirigente de CMIC propuso que se lleven a cabo mesas de trabajo en colaboración con la ESFE, así como con las dependencias involucradas en la contratación de obra púbica, entre ellas la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, con la finalidad de incluir diversos puntos de vista para conformar una propuesta integral y enriquecer la reforma que la CMIC plantea a la Ley de Obra Pública del estado.

Refirió que se busca hacer adecuaciones dentro de lo que permite el marco legal, priorizando mejores condiciones y optimización de procesos.

“Debe haber una simplificación, que el supervisor por parte de la dependencia también tiene que estar involucrado, así como el residente de obra de parte del constructor, para que, aunque la ley marque estás observaciones, haya una mayor eficiencia en autosustentar estas observaciones”, declaró.

Hasta el momento, dijo, socios de la CMIC han sostenido tres encuentros con titulares de la ESFE, con el objetivo de plantear mejoras en la fase de fiscalización.

Alistan propuesta de reforma

A esto se suma que la cámara alista una propuesta para reformar 33 artículos de la Ley de Obra Pública del estado, con la finalidad de hacer adecuaciones tanto en materia de mejora regulatoria como de fiscalización.

La propuesta de reforma plantea que se haga una simplificación de trámites y se optimicen los procesos, acotó Vega Reyes.

Para este proyecto, dijo, CMIC Querétaro buscará asesoramiento con especialistas en el rubro de obra pública para formular iniciativas viables.

Uno de los ajustes propuestos, ejemplificó, consiste en reducir carga administrativa en los concursos de licitación de obra pública, puesto que en estos procesos se requiere documentación que ha sido expuesta previamente para inscribirse en el padrón de contratistas de los gobiernos locales.

La Ley de Obra Pública del Estado de Querétaro fue aprobada en septiembre del 2003. Desde entonces, ha tenido seis reformas; la última fue en diciembre del 2017.

 

Omisiones y falta de documentación, observaciones recurrentes

Querétaro, Qro. El sector de la construcción es uno de los focos de atención para la Entidad Superior de Fiscalización del estado de Querétaro (ESFE) al momento de auditar obra pública.

El director de Fiscalización de Obra Pública de la ESFE, Carlos Hernández Prieto, desglosó que entre las observaciones recurrentes en los procesos de auditoría se detectan inconsistencias en precios unitarios, documentación faltante como autorizaciones de obra, errores de facturación, entre otros puntos.

Explicó que el proceso de auditoría se concentra en la revisión de documentación tanto cualitativa como cuantitativa, la cual incluye diversas fases: planeación, programación y presupuestación de la obra, proceso de contratación, y proceso de ejecución.

Por ejemplo, sólo por mencionar algunas, en la etapa de planeación, las observaciones constantes son que no se cuenta con estudios, autorizaciones y dictámenes ambientales ni autorizaciones de dependencias normativas o que se carece de la posesión legal del predio, además de presentar presupuestos base con costos fuera de los establecidos en el mercado.

El especialista refirió que las observaciones de este tipo generan retrasos en la ejecución de la obra, así como incrementos en los montos contratados.

[email protected]