Organizaciones globales, gobiernos subnacionales y la administración federal coincidieron en que es importante basarse en estrategias y acuerdos internacionales para formar una agenda local que ayude al desarrollo de las urbes mexicanas, sin dejar de lado sus necesidades particulares.

Eugenia de Grazia, especialista de proyectos de la ONU Hábitat para México y Cuba, explicó cuáles son las ventajas de basarse en proyectos internacionales —como la Agenda 2030 o los Acuerdos de París— e implementarlos en las políticas públicas de las ciudades, destacando una identificación más fácil de problemáticas y el aumento de posibilidades para mejorar la calidad de vida.

“Cuando los municipios traducen estas agendas globales (...) permean las posibilidades de mejorar la calidad de vida. Éstas se traducen en estrategias territoriales y acciones de trabajo”, sostuvo en el Foro para la Transformación Urbana.

Acotó que ha trabajado para que los gobiernos locales vean estas agendas internacionales como una forma de mejorar la calidad de vida y de fomentar un desarrollo urbano sostenible y sustentable.

En la mesa “De la agenda internacional a la agenda local: Conectando el discurso con las necesidades de la agenda en México”, la especialista refirió que en las entidades hay un “consumo de suelo innecesario, por lo mismo permean en el desarrollo urbano desordenado, si se aplicarán políticas públicas óptimas, habría una reducción para los municipios en gasto en infraestructura y mejora de calidad de vida”.

Diana Alarcón González, coordinadora general de Asesores y Asuntos Internacionales del Gobierno de la Ciudad de México, coincidió en que una agenda internacional de trabajo debe fungir como guía para elaboración de políticas públicas en el país.

Destacó que en este año las políticas públicas para la capital se han basado en acuerdos internacionales (Agenda 2030).

“Nosotros hemos desarrollado el programa del Gobierno de la Ciudad de México 2019-2024 basándonos en los ejemplos internacionales. Este plan que tiene varios ejes: igualdad de derechos, ciudad sustentable, movilidad, cultura, seguridad e innovación digital. Son seis ejes y responden a este diagnóstico”, indicó.

Alarcón González reconoció que el mayor desafío para el gobierno que encabeza Claudia Sheinbaum Pardo “es que la desigualdad es muy profunda y está enraizada en todos los sectores”.

Gto, el ejemplo

Fidel García Granados, subsecretario de Ordenamiento Territorial y Gestión de los Recursos Naturales de la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial de Guanajuato, dijo que esta entidad no podría entenderse sin la participación de las agendas y acuerdos internacionales.

Enfatizó que las agendas globales han fungido como guías para Guanajuato; sin embargo, ahondó, no debe dejarse de lado que para implementarlas hay que hacer adecuaciones.

“Hemos impulsado las agendas en la gestión territorial, pero para hacerlo hemos reconocido las oportunidades y limitaciones de Guanajuato. Nuestra peculiaridad nos ha hecho desarrollar estrategias individuales para nuestros municipios”, expuso.

García Granados enunció que el marco legal actual del estado se basa en tres agendas: desarrollo urbano, reordenamiento ecológico y catastro municipal. “Esto ha permitido resolver problemas jurídicos administrativos. Hoy cada municipio debe contar con estos tres programas”.

[email protected]