Querétaro, Qro. Ante los nuevos planteamientos que se avizoran en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), para la industria automotriz surge el reto de robustecer la cadena de proveeduría del sector de autopartes en el estado, sumando piezas de mayor especialización.

El director del Clúster Automotriz de Querétaro, Daniel Hernández Camacho, expuso que gran parte de las empresas instaladas en la entidad federativa cuenta con la capacidad para sumarse a los requerimientos del acuerdo preliminar.

En tanto, se deberá desarrollar un mayor valor agregado en la industria de autopartes, toda vez que se siguen importado componentes que pudiesen fabricarse en el ámbito local.

Enlistó componentes como las forjas, algunos tipos de maquinados especializados, estampados con procesos de valor añadido, algunas partes plásticas con procesos adicionales, entre otros.

“Que van complementando en general el contenido de las autopartes, obviamente el tema de las materias primas sigue siendo un tema importante, pero que se está tratando de resolver como un bloque económico, que es de hecho lo que planea el tratado en cuanto a aceros, resinas, todo esto es el bloque, es completamente en la región de Norteamérica. Entonces creo que por ahí tendría que venir mucho del trabajo”, afirmó.

Estas acciones, dijo, deberán concentrarse en desarrollar procesos que ya han sido identificados como áreas de oportunidad y que a la vez suponen oportunidades de negocio para las empresas y para el arribo de inversionistas.

“Suponen oportunidades de negocio para las empresas y para las llegadas de las inversiones y que el tratado lo que pone es que aprieta las tuercas para ayudarnos en eso”, añadió el directivo.

El entendimiento entre México y Estados Unidos plantea para las firmas de autopartes tres bloques para lograr el incremento de contenido regional, de 62.5 a 75%, en un plazo de tres años.

Las tres fases se llevarán a cabo una vez que se ponga en marcha el tratado y en los años siguientes.

Las empresas del sector, indicó Hernández Camacho, deben irse preparando para cumplir con los nuevos requerimientos, en tanto que en la entidad gran parte de las empresas ya operan bajo estos márgenes de integración.

“En cada uno de los años se va incrementando paulatinamente el contenido regional (...) Va escalando el valor del contenido regional, tienen que irse preparando las empresas, creo que hay muchas firmas que ya operan de esa manera que no tendrá ningún inconveniente para inmediatamente seguir teniendo las bondades de tratado en la cuestión arancelaria y las que no van a tener ese periodo de escalonamiento para poder implementar”, señaló.

También, destacó, se visualiza el arribo de nuevos proveedores especializados, lo que abonará a complementar las cadenas de valor, para que se pueda cumplir con el contenido regional.

“Ahí es donde creemos que hay una amplia oportunidad para que la capacidad instalada local pueda crecer o llegar nuevas inversiones que complementen esos huecos de la cadena de proveeduría y permita a las empresas ir cumpliendo con ese valor de contenido regional”, refirió el especialista.

Preparadas

A nivel nacional, añadió, la Secretaría de Economía ha planteado que al menos 70% de las empresas automotrices están preparadas para cumplir con las reglas de origen y mantener los beneficios arancelarios del tratado.

El primer bloque de cumplimiento será el paso más difícil para la industria, dado que implicará pasar de 62.5 a 66%; consideró que es un parámetro alcanzable para la mayoría de las empresas.

“Muchos ya han hecho la tarea porque en realidad ya tenían que cumplir con eso en el tratado anterior, entonces el brinco que pone es muy corto; muchas de las empresas estarán preparadas en Querétaro, eso es en el bloque más complejo, en las otras, creo, no habrá mayor problema para transitar”, manifestó.

El director del Clúster Automotriz de Querétaro contextualizó que el concepto del valor del contenido regional en sí mismo supone un reto para la industria.

Asimismo, se prevé que sea más estricta la trazabilidad de las autopartes, por lo que se deben generar todas las condiciones para que este proceso se realice correctamente.

“Se pueden seguir teniendo las bondades del tratado. Cuando se va escalonando y se llega a 75% pareciera no tan alto, pasar de 62.5 a 75% sí tiene un reto importante, porque de alguna manera tenemos ese nivel después de algunos años que funciona el TLCAN como tal y ahora tenemos un periodo de implementación relativamente corto, pero alcanzable, siempre y cuando nos pongamos a hacer la tarea todas las empresas del sector”, detalló.

Armadoras

Los planteamientos del acuerdo preliminar entre México y Estados Unidos suponen retos, pero también oportunidades para la industria.

En relación con el valor del contenido regional, expuso, consta de dos vertientes: su aplicabilidad para la industria terminal, que son los fabricantes de vehículos y otro que corresponde a las autopartes.

Para la industria terminal, afirmó, compete incrementar el contenido regional hasta llegar a 75%, con un componente de entre 40 y 45% producido en cualquiera de los tres países, con un costo de mano de obra de al menos 16 dólares por hora.

“México irá tomando su especialización en las cosas en las que somos realmente competentes y seguramente en algunos sistemas automotrices, autopartes, elementos del ensamble del automóvil se seguirán manteniendo algunas plantas en Estados Unidos, entonces habrá que ver cómo se va afinando esto”, comentó.

Estas adecuaciones suponen retos para lograr una mayor especialización del recurso humano, a fin de que se tenga un impacto en los niveles salariales de la industria.

Mapeo

A través de un mapeo realizado por el Clúster Automotriz de Querétaro, en la entidad federativa se tienen contabilizadas a 104 empresas Tier1, principalmente firmas alemanas, japonesas, estadounidenses y canadienses.

Aunado a 250 empresas Tier2, ocho OEM que arman vehículos pesados, desde tractocamiones hasta autobuses; y cinco centros de investigación privado para el sector.

[email protected]