Puebla, Pue. A menos de un mes de que se lleve a cabo la campaña de El Buen Fin del 9 al 20 de noviembre, la Asociación de Centros Comerciales de Puebla (Acecop) reportó que 20% de los 5,000 locales que tienen sus 69 afiliados están cerrados por la crisis económica que provocó la pandemia de Covid-19.

Andrés de la Luz Espinoza, director de la agrupación, consideró preocupante lo que está pasando, ya que, pese a la reapertura desde el 7 de agosto, hay negocios que siguen cerrando porque las ventas no dan para cubrir las rentas.

Admitió que es una cantidad importante de “cortinas bajadas”, puesto que a los propietarios de estos comercios no les dio más el tiempo para esperar hasta El Buen Fin e intentar mejorar sus ingresos para seguir en las plazas o centros comerciales.

Comentó que algunos se mudaron a locales más baratos cerca del Centro Histórico y otros terminaron por cerrar lo que resta del año, sin oportunidad de reabrir para la campaña de descuentos.

No descartó que haya más bajas en los centros comerciales, lo cual sí afecta a las operaciones de cada administración que paga al personal de seguridad, mantenimiento y de aseo, ya que los espacios deben estar siempre en las mejores condiciones para los visitantes.

Piden abrir más

El director de la agrupación, mencionó que están acatando la disposición del gobierno estatal para sólo operar a 30% de aforo, pero hay confianza que en la décima edición de la campaña de promociones y descuentos se autorice subir a 50%; sin embargo, las ventas no serán elevadas como el año pasado.

Puntualizó que los centros comerciales generan 60% de la derrama económica de esa venta especial en el estado, al recordar que en el 2019 fue superior a los 5,900 millones de pesos, cifra que ve difícil de alcanzar. Además, no hay condiciones para que en los centros comerciales se contrate a personal extra, que era 30%, el cual se quedaba hasta enero, después del Día de Reyes Magos.

Los 69 socios de la Acecop generan 20,000 empleos directos y en la actualidad este sector tiene un papel importante en la economía local, ya que aporta 30% al PIB estatal, sin que aún se les dé su debido reconocimiento, resaltó. 

"Un visitante pasa entre dos y cuatro horas en algún centro comercial, donde 70% compra ropa y calzado, mientras que el resto adquieren aparatos electrónicos", expuso.

De la Luz Espinoza comentó que, durante El Buen Fin en sus nueve ediciones anteriores, los complejos comerciales estaban recibiendo mucho turismo proveniente del sur-sureste del país, al apuntalarse como destino al nivel de lo que generan los corredores gastronómicos, las iglesias y edificios arquitectónicos de la angelópolis.

Insistió que, dada la crisis económica derivada de la pandemia, las autoridades locales deberían permitir un aforo mayor dentro de los establecimientos durante los dos días de la venta especial, en los que cada negocio será responsable de acatar las medidas sanitarias para evitar que el Covid-19 se dispare en casos.

estados@eleconomista.mx

kg