Puebla, Pue. La Red Mexicana de Franquicias reportó que al cierre del primer semestre de 2019 se han abierto 1,100 negocios del sector, 20% más respecto al mismo periodo del año pasado, por lo que espera a finales de diciembre tener alrededor de 2,300 concretados.

Francisco Lobato Galindo, presidente del organismo, recordó que en el 2018 se alcanzaron las 2,000 franquicias funcionando en la entidad, cada una de las cuales invirtió entre 1 y 1.2 millones de pesos, enfocadas a servicios y alimentos.

Destacó que la entidad es un mercado atractivo, por ello es que las cadenas nacionales buscan vender unidades o abrir propias.

Dijo que son 8,500 empleos generados por ese sector en territorio poblano, pero con las nuevas franquicias se creció hasta 20% en contrataciones durante los primeros seis meses del presente año.

Puntualizó que son 150 sistemas de franquicias las que tienen presencia en Puebla, un 40% de esas son locales y están enfocadas al rubro gastronómico.

Mencionó que los emprendedores apuestan por comprar una o iniciar algún negocio con miras a poder vender alguna unidad después de 5 años, pero dependerá de su impacto y al menos tener un posicionamiento de tres puntos de venta en esta ciudad.

Indicó que la entidad poblana se ha vuelto laboratorio para que las franquicias prueben su impacto en la zona centro y si hay una aceptación, entonces hay una ventana de posibilidades de que puedan funcionar en otras entidades vecinas.

Alta competencia en alimentos

No obstante, dijo que hay una alta competencia por el mercado en el rubro de alimentos y sólo subsisten los que ofrecen productos auténticos y con precios accesibles sin tener que sacrificar sabor.

Sostuvo que el tiempo de vida de cada franquicia en la actualidad es de cinco años, superando los dos años que antes se les daba, lo cual se ha conseguido porque ahora tienen una mejor planeación a raíz del proceso de incubación que toman en las universidades.

Lobato Galindo dijo que el 40% de las nuevas franquicias se encuentran en centros comerciales de la zona conurbada y el resto dentro del centro histórico de esta ciudad, ya que los locales no son tan costosos al oscilar entre 4,000 y 6,000 pesos, mientras que en una plaza se encuentran en 10,000 pesos.

Confió en que se mantenga el ritmo de aperturas, ya que cada vez hay más jóvenes que prefieren autoemplearse después de haber trabajado en una empresa alrededor de cinco años y adquirir experiencia, comentó.