Indonesia, Bali. Mantener la reforma energética será determinante, para garantizar la capacidad productiva del sector petrolero y del país, aseguró el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Mantener la reforma energética es muy importante para la capacidad productiva del sector petrolero. Pemex no tiene el presupuesto para invertir como necesita, de manera que el sector privado tiene que apoyarles.”, dijo Robert TRenhack, Director adjunto del Departamento del Hemisferio Occidental.

De acuerdo con él, la reforma educativa, la de competencia y el combate a la corrupción, “son extremadamente importantes”. para mejorar las condiciones de vida del país y de la población.

El funcionario aclaró que los puntos que ha destacado el presidente electo sobre gobernabilidad y reducir la corrupción, son objetivos muy relevantes y de alto impacto en la sociedad.

Comentó además que la informalidad que padece el país es un tema muy complejo donde no hay una solución solamente. "Creo que trabajar en reformas adicionales para reducirla, será también muy importante", dijo.

La incertidumbre generada por la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), endureció las condiciones financieras para México

Al presentar el panorama general sobre la economía de América Latina, el Director del Departamento del Hemisferio Occidental, el mexicano Alejandro Werner, sostuvo que  la economía está transitando por una recuperación económica mucho más gradual de lo esperado en abril, resultado del impacto que sí tuvo la incertidumbre en las inversiones, sostuvieron.

En el informe, el FMI recortó sus pronósticos de crecimiento para México de 2.5% que tenía en abril para este año, a 2.2% para este año y a desde 2.7% para 2019 que previó en abril, hasta 2.5% que tiene actualmente.

Con este menor desempeño de México, que es la segunda economía de la región, y el recorte también realizado a Brasil y la recesión pronosticada para Argentina. En la región de América Latina, el FMI ve dos contracciones importantes que motivaron sin más el recorte de expectativas para la región: la de Argentina, estimada en 1.6% para el año entrante. Y la de Venezuela cuya contracción será de 1.1% el año entrante. Entre los países de la región, es Paraguay quien registrará la mayor expansión de 3.6 por ciento.

Le sigue Uruguay, con una expansión de 6.2%, que es el doble de la alcanzada por ellos mismos un año antes, de 3.2 por ciento.