La petrolera estatal mexicana Pemex dijo el lunes que está garantizado el abasto de combustibles en el país tras el paso del poderoso huracán Harvey por el Golfo de México, que provocó el cierre de refinerías en Estados Unidos.

México importa desde Estados Unidos un gran porcentaje de los combustibles que se consumen en el país ante la falta de capacidad de refinación suficiente.

Pemex dijo en un comunicado que cuenta con inventarios suficientes de gasolinas y diésel y también que ha tomado medidas preventivas en instalaciones terrestres y marinas de la región noreste de México para salvaguardar la seguridad de los trabajadores y la integridad de sus activos.