Una hora de reproducción de un video en streaming, sin importar si es una película o una serie en Netflix, Disney+ o Claro Video, consume en promedio 0.115 kWh (kilowatt-hora) si se realiza desde un televisor. Considerando los costos promedio de la energía eléctrica que ofrece la CFE, una hora de video en streaming significa una carga de 11.55 centavos en el recibo de la luz si se pertenece a la categoría de consumo básico y de 40.95 en la categoría de consumo excedente. Así que dos horas de streaming pueden costar 23.1 centavos. ¿Una serie de 10 capítulos de una hora cada uno? Un peso con 15 centavos.

Estos son precios promedio, pues el recibo de la luz por hora de consumo de streaming también dependerá del tamaño del televisor: no es el mismo el consumo de un televisor de 55 pulgadas que de uno de 45. “Cambiaría su potencia y por lo tanto su consumo en kWh, entonces los cálculos también serían distintos”, explicó un vocero de Selectra, una empresa especializada en tarifas de energía para consumidores finales.

De acuerdo con Selectra, es más barato en términos de consumo eléctrico ver videos y películas en la laptop (computadora portátil) que en el televisor. El precio de una hora de streaming en la laptop es de 9.54 centavos si se es un consumidor en la categoría básica de la CFE (Comisión Federal de Electricidad) y de 33.83 centavos en el consumo excedente. El consumo de energía promedio de una hora de streaming en la laptop es de 0.095 kWh.

Para realizar estos cálculos, Selectra se basó en los precios promedio mensuales por cada kWh consumido de la tarifa 1 en periodo de verano. La CFE cuenta con tres tarifas para el servicio doméstico, diferenciadas por épocas del año: consumo básico, consumo intermedio bajo y alto y consumo excedente.

Los límites de consumo de cada rango cambian dependiendo de la tarifa de luz que corresponda. Los elegidos por Selectra para este estudio han sido en básico (0-75 kWH), intermedio (76-140 kWh) y excedente (a partir de 141 kWh).