“Ya abrimos al 30%. Sobrevivimos a la pandemia porque cambiamos de giro, pero no fue fácil”, así lo narró Rocío GonzálezTiz, dueña de la fondita El Volcancito, quien dijo que sus clientes regresan porque se sienten seguros de no contagiarse del virus: sanitizan todo. Y porque es “más cálido comerse aquí una pancita que llevársela”. ¿Cómo sobrevivió? “Cambiamos el giro del negocio y no despedimos a nadie, pero sí bajamos los sueldos, y vendimos comida para llevar”.

Banner Podcast

Conversaciones que nos acercan a la realidad con impacto económico, político y social