El presidente de la petrolera argentina YPF, Miguel Galuccio, y su colega para América Latina y África de la estadounidense Chevron, Ali Moshiri, firmaron en Houston un acuerdo para invertir en el desarrollo del megacampo Vaca Muerta.

El campo representa un depósito de grandes recursos de energía no convencional.

El acuerdo es de términos y condiciones para poner en marcha el primer piloto de desarrollo masivo de petróleo no convencional en Vaca Muerta, Neuquén, en un área de 290 kilómetros cuadrados que comprende Loma La Lata Norte y Loma Campana, informó luego YPF en un comunicado.

Los términos del acuerdo serán negociados en los próximos cuatro meses, pero las compañías adelantaron que establece la conformación de un "joint venture" en partes iguales para perforar 100 pozos de crudo no convencional con un costo de 1,000 millones de dólares.

"El programa piloto es el primer paso en el desarrollo en modo de factoría que prevé YPF para llevar adelante el crecimiento de producción previsto en su plan 2013-2017, que apunta a revertir el desbalance energético en el país", dijo la empresa argentina.

La petrolera especificó que el desarrollo completo de esta área d emandará una inversión superior a los 15.000 millones de dólares.

YPF requiere inversiones por 32,600 millones de dólares en los próximos cinco años, de los cuales 4,500 millones deberían ser aportados por socios privados.

Los recursos serán destinados a desarrollar parte de los gigantescos campos con crudo y gas natural no convencional de Argentina y permitirle al país reducir sus millonarias importaciones energéticas.

El acuerdo bajo negociación establece que YPF cederá a Chevron 50% de sus derechos sobre las áreas de "Loma de la Lata Norte" y "Loma Campana", que se extienden por 290 kilómetros cuadrados en la sureña provincia de Neuquén.

"Chevron se compromete a realizar las erogaciones correspondientes a un programa de desarrollo, estimado en 100 pozos, en las mencionadas áreas", dijo YPF.

YPF también está negociando un acuerdo de colaboración con el grupo energético argentino Bridas Holding.

La petrolera, nacionalizada en mayo cuando el gobierno argentino le quitó el c ontrol al grupo español Repsol, tiene como apuesta principal el desarrollo del megacampo Vaca Muerta, ubicado mayormente en Neuquén, que según estudios privados alberga uno de los mayores depósitos de recursos no convencionales del mundo.

Repsol demandó a Chevron en cortes de España y Estados Unidos por su acercamiento a YPF, en medio de su reclamo al gobierno argentino para que la indemnice por la expropiación de 51% de la petrolera argentina.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica