Las ventas comparables de Walmart en México registraron una fuerte desaceleración en abril, al registrar un crecimiento de 2.4%, su resultado más débil (para un cuarto mes) desde el 2014, cuando crecieron 1.1 por ciento. El comportamiento de consumo en la minorista se vio afectado por una caída en las visitas a la tienda.

El crecimiento en ventas de 2.4% es el más débil desde febrero del 2017 cuando crecieron 2.1%; además, significó una considerable desaceleración respecto a 13.5% reportado en marzo y quedó por debajo de la expectativa de analistas: 5.1 por ciento. El impacto del efecto calendario fue mayor al esperado, porque el consumo de Semana Santa recayó en marzo —mes que fue histórico con 13.5%— y este abril contó con un sábado menos.

“Las cifras de ventas de Walmex fueron inferiores respecto a nuestros estimados y los del consenso, ante un impacto por efecto calendario mayor del que anticipábamos”, expresó el analista de Banorte-Ixe, Valentín Mendoza.

Descontando el efecto inflacionario —la inflación a la primera quincena de abril se ubicó en 4.7%—, las ventas de Walmart se colapsaron 2.2 por ciento.

La minorista detalló que durante abril el ticket promedio se incrementó 3.1% y el número de transacciones disminuyó 0.7 por ciento.

De acuerdo con la base de datos de El Economista, el ticket promedio presentó su crecimiento más débil en 43 meses; en septiembre del 2014 su alza alcanzó 0.2%; en tanto, el valor del número de transacciones había logrado mantener una racha positiva por cuatro meses. A unidades totales, las ventas de Walmart en México crecieron 3.6%, equivalentes a 38,027 millones de pesos.

[email protected]