La cadena de tiendas de autoservicios Wal-Mart ha fusionado sus departamento de cumplimiento de la ley, ética, investigaciones y asuntos legales, tras el escándalo de su filial en México, reveló hoy el diario The Wall Street Journal (WSJ).

En una nota publicada en su versión electrónica, el periódico señaló que la empresa contrató al abogado Jay Jorgensen para estar a cargo de la nueva oficina como director de cumplimiento de la ley en el mundo.

En un memorando interno, la empresa informó que la medida le permitirá fortalecer los departamentos de la compañía que fusionó, lo que favorecerá una mayor coordinación e integración de sus operaciones.

Otro documento interno detalló que Walmart ha gastado 30 millones de dólares en revisar sus controles de cumplimiento de la ley, y subrayó los tremendos costos que debieron hacer para realizar evaluaciones anticorrupción tras el escándalo en México.

En septiembre pasado, Walmart precisó que había gastado ya 51 millones de dólares en una evaluación interna con el fin de determinar si Walmex había violado las leyes estadunidenses contra la corrupción en el exterior.

Una investigación publicada por el diario The New York Times en abril pasado reveló que ejecutivos de la empresa pagaron 24 millones de dólares a funcionarios de México con el objetivo de acelerar su expansión en ese país.

La medida anunciada este miércoles se suma a la contratación de Daniel Trujillo para ocupar el recién creado cargo de supervisor legal internacional, lo que dio a conocer también WSJ el pasado 16 de octubre.

MFH