Octavio Romero Oropeza, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) aseguró en la gira de supervisión de la rehabilitación de la refinería de Salamanca, Guanajuato, que el volumen de robo de combustible en la entidad ha disminuido en 96% del 2018 al promedio de los primeros seis meses del 2020, además de que en número de tomas clandestinas bajó en 83% en esta misma comparación.

El directivo explicó que en 2018 el promedio de sustracción diaria de combustibles por parte del crimen organizado fue de 14,951 barriles por día, que para el 2019 disminuyó a 1,653 barriles diarios gracias a las acciones coordinadas de las fuerzas armadas y personal de la empresa, con lo que llegó a 510 barriles por día en los primeros seis meses del 2020.

En lo que respecta a tomas clandestinas, en 2018 el reporte anual fue de 1,919 perforaciones a los 740 kilómetros de los 12 ductos que atraviesan Guanajuato; para el 2019 este reporte se redujo a 1,198 perforaciones y en el primer semestre del 2020 el reporte es de 317 tomas clandestinas.

En tanto, se lleva a cabo un programa de tendido de concreto en el ducto Tula-Salamanca, se iniciaron los trabajos de los primeros 50 kilómetros a partir de Tula y se trabaja en los tramos más conflictivos de los tramos Salamanca-León y Salamanca-Guadalajara, aseveró.

En el reporte a inversionistas ante la Security Exchange Comission Estadounidense bajo la forma F20, Pemex reveló que en 2019 detectó 10,316 tomas clandestinas a su sistema de transporte por ducto, en contraste con las 12,581 detectadas en 2018, aunque al finalizar ese año la empresa había reportado 14,894, pero modificó sus indicadores restando 2,300 perforaciones clandestinas ese año.

Así, a pesar de que el gobierno federal asegura que se redujo en 95% el volumen de combustible sustraído por el crimen organizado a Pemex, el número de tomas clandestinas fue prácticamente del nivel del 2017, en que se reportaron 10,363 perforaciones, y siguió siendo más de 50% superior a lo que se reportaba en 2016.

Cabe recordar que hace dos años Guanajuato desbancó a Puebla en el primer lugar nacional de tomas clandestinas a sus ductos, con un total de 151 reportes en el mes de julio, lo que implicó un aumento anual de 30% en comparación con el mismo mes del año anterior.

Del 2014 al 2018 se registró en la entidad un incremento de 366% en el número de tomas clandestinas detectadas y clausuradas en los ductos de Pemex.

En 2014, Guanajuato registraba un total de 411 tomas clandestinas a la red de ductos que corren por su territorio, siendo la entidad con más tubería para el transporte de hidrocarburos del país. En 2015, la cifra creció a 843 tomas clandestinas, para aumentar a 1,309 en 2016 y para 2017 registrar un aumento hasta 1,852 perforaciones.

Así, en 2018, siete entidades acapararon el 80% de las tomas clandestinas a ductos de Pemex: Hidalgo, Veracruz, Puebla, Guanajuato, Jalisco, Estados de México y Tamaulipas.

A partir de la llegada de la presente administración, se inició una estrategia para reducir estos ilícitos que particularmente en Guanajuato ha incluido órdenes de aprehensión y captura de personal de Petróleos Mexicanos.