El líder mundial del automóvil, el alemán Volkswagen, denunció este jueves el proteccionismo de Estados Unidos tras la amenaza de Donad Trump de imponer nuevos aranceles a los vehículos importados.

"Nadie se beneficia a largo plazo del proteccionismo unilateral", afirmó un portavoz del grupo en una reacción transmitida a la AFP, asegurando que "solo un comercio libre y equitativo garantiza la prosperidad".

El secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, abrió el miércoles una investigación oficial sobre las importaciones de vehículos, incluidos los camiones y las piezas de recambio, para determinar su impacto sobre la seguridad nacional de Estados Unidos.

Este estudio podría servir de base legal para imponer aranceles de hasta el 25%, según The Wall Street Journal.

La federación alemana de constructores de automóviles, VDA, también expresó su "temor" a las consecuencias de los aranceles en este sector estratégico de la economía alemana.

"Hay que evitar un aumento de las barreras aduaneras", declaró su presidente, Bernhard Mattes, citado en un comunicado.

Por su parte BMW, líder en el sector de los coches de gama alta, dijo que "el acceso sin barreras al mercado es un factor crucial, no solo para el modelo económico del grupo, sino también para el crecimiento y el empleo en el conjunto de la economía mundial".

En 2017 los vehículos representaron el 25% de las exportaciones alemanas hacia Estados Unidos, con cerca de 29,000 millones de euros y unas 994,000 unidades vendidas.

Los aranceles europeos a los coches de Estados Unidos y de los países de fuera de la Unión Europea (UE) son del 10%, comparado al 2.5% que impone Washington a los coches importados.

Sin embargo Estados Unidos aplica aranceles de 25% a los camiones y 'pick-up' (vehículos con la parte de atrás descubierta), en comparación al 14% de media de la Unión Europea.

erp