La dirección del fabricante alemán Volkswagen anunció que suspendía a un alto ejecutivo por el papel que desempeñó en la organización de las pruebas de emisiones de gases contaminantes en monos.

"Thomas Steg (...) fue suspendido de sus responsabilidades hasta que estos acontecimientos se esclarezcan", indicó el fabricante automotor en un comunicado, y aseguró que "las investigaciones (internas) avanzan a gran velocidad".

La dirección de Volkswagen prometió "consecuencias" internas para los que permitieron hacer pruebas con monos y humanos a fin de medir el impacto de las emisiones de gases contaminantes, el nuevo escándalo que sacude al fabricante alemán.

El director general del grupo, Matthias Müller, dijo el lunes por la noche en Bruselas, según el semanario Der Spiegel, que las pruebas con monos en 2014 reveladas por el New York Times no eran "éticas".

"Hay cosas que simplemente no se hacen", dijo el directivo, agregando que habrá "consecuencias".

En el periódico Bild, Thomas Steg, responsable de relaciones públicas del grupo, admitió haber sido informado de los ensayos destinados a estudiar los efectos de las emisiones generadas por los motores gasoleros de Volkswagen, en el centro también de un escándalo por manipulación de los datos para que parecieran menos contaminantes.

Pero insistió haber impedido que esos ensayos se llevaran a cabo en humanos, via el EUGT, un organismo de investigación financiado por Volkswagen y sus competidores Daimler, BMW y el autopartista de Bosch.

"Los investigadores estadounidenses querían hacer ensayos en voluntarios humanos", explicó. "Respondí entonces que no lo podía autorizar" y se decidió "hacer el estudio con monos".

"Este estudio nunca debería haberse realizado, con hombres o con monos. Lo que sucedió nunca debería haber sucedido, lo lamento realmente", dijo Steg.

En cuanto al estudio científico llevado a cabo por un instituto hospitalario de Aquisgrán y para el que 25 personas con buena salud inhalaron en 2013 y 2014 dióxido de nitrógeno (NO2), Thomas Steg quiso justificar la lógica asegurando que los voluntarios fueron expuestos a "niveles mucho más bajos que los constatados en numerosos lugares de trabajo". Ninguna de esas personas "tuvo daños", dijo.

Bruselas dice estar "impactada" 

La Comisión Europea expresó este martes su indignación con las pruebas con monos y humanos realizadas por los fabricantes de automóviles alemanes para medir el impacto de emisiones de gases contaminantes.

"Estamos impactados por las noticias como todos los demás", indicó en rueda de prensa el vocero del ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas, quien dijo esperar que las autoridades alemanas investiguen este nuevo escándalo para su sector automotriz.

El escándalo de los motores diésel sacudió otra vez a los fabricantes de automóviles alemanes tras revelarse estas pruebas, calificadas por la comisaria europea de Industria, Elzbieta Bienkowska, de "poco ético e inaceptable" para "cualquier compañía europea en el siglo XXI".

"De nuevo: ¿Sólo la culpa de algunas personas o más bien un problema sistémico de la cultura empresarial? Es hora de invertir en cero emisiones", tuiteó la responsable europea.

erp