Pese a que  el mercado estaba enfocado en la venta de vehículos subcompactos y compactos, la preferencia por las SUV entre el consumidor mexicano va ascenso en medio de la crisis económica y sanitaria por el Covid-19, por lo que Volkswagen (VW) se dijo listo para hacer frente a la fuerte demanda con los vehículos utilitarios.

Alfonso Chiquini, director de marketing de Volkswagen comentó que la nueva de gama de SUV´s, en especial la Taos que se coloca en el segmento de las camionetas medianas y de los de mayor demanda, permitirá a la marca a equilibrar las ventas, luego de la caída que sufrió por la salida de su modelo Gol y que dejó “un hueco fuerte para mantener la estrategia al 10%”.

En entrevista con El Economista, Chiquini dijo que la apuesta de VW está centrada en las SUV, su nueva ofensiva, sin dejar de lado a sus favoritos como es Jetta, Virtus y Vento. Por ello, para el cierre del 2020, la automotriz alemana aspira a cerrar con un 10% de participación en el mercado mexicano, y colocar cerca de 95,000 unidades.

El 2021 va ser un año muy retador, mientras no haya claridad en el tema del Covid-19, consideró Chiquini, pero a pesar de eso, “vemos al mercado con una ligera recuperación y este año cerraremos con 950,000 en ventas de autos en México y para el siguiente prevemos que rondará entre 970,000 o 980,000 unidades en la industria. Y donde VW va por una participación de mercado superior al 10%”, resaltó el directivo de Marketing. 

Con dichas cifras se observaría una ligera recuperación en las ventas internas, aunque lejos del 1.3 millones de unidades alcanzadas el año pasado y de los 1.6 millones que se logró anteriormente.

La marca alemana arrancó  2020 con un cambio de imagen y nuevas de estrategias de ventas para introducir las SUV al mercado mexicano, pese a la férrea competencia y nuevas marcas que se han introducido al país.

Alfonso Chiquini señaló que el mercado mexicano está fuertemente competido y la marca ha dejado de tener una fuerte competencia en la parte de los sedanes medianos y subcompactos. No obstante, Taos ayudará a recuperar el volumen y después, en diciembre se presentará Cross Sport y para el 2021 una nueva SUV.

Actualmente, VW cuenta con un portafolio amplio de SUV, como es la Tiguan, la T-Cross, Teramoun, la Taos y pronto la Cross Sport.

“Hay una canibalización hacia los sedanes, no lo podemos negar y tan es así que en VW decidimos apostar por las SUV”, abundó.

Citó que en el caso del mercado estadounidense uno de los segmentos más fuertes era el de los sedanes medianos, en donde la competencia era fuerte y el volumen alto, pero cada vez se ha ido más pequeño y en contraste las SUV medianas se han elevado de manera exponencial. “Es uno a uno, lo que disminuye sedanes, crecen las SUV, tanto en Estados Unidos como en México”.

Las SUV son vehículos aspiracionales y pese a la crisis económica, el mercado mexicano es considerado fuerte en el tema del financiamiento, en donde más del 70% de los autos que se comercializan en México se hace a través de un plan financiero y permite acceder a un mejor auto.

Por el momento, VW trabaja en el tema de los vehículos eléctricos, pero aun no se define su llegada a México, debido a que el precio de la tecnología es alta en costos de manufactura. “Evaluamos el mejor momento para traer autos con tecnología y nivel de precio accesible, trabajamos y esperemos que pronto”, apuntó el director de marketing de Volkswagen.

kg