Tras 10 días de huelga que paralizaron su producción, Volkswagen canceló el despido de 800 empleados de su mayor fábrica en Brasil, que volverá a operar a pleno el lunes, informó el sindicato este viernes.

" Los trabajadores de Volks consiguen revertir los 800 despidos, aprueban por unanimidad la propuesta negociada por el sindicato y finalizan la huelga", informó el sindicato de metalúrgicos de la zona industrial de Sao Paulo en su cuenta en Facebook.

Desde el 6 de enero, los trabajadores mantenían una huelga que paralizó, en su punto más álgido, el 100% de las actividades de la planta.

La empresa y los obreros retomaron el martes las negociaciones, un día después de de que los huelguistas bloquearan una ruta que une Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, con el litoral.

La planta de Anchieta, ubicada en Sao Bernardo do Campo (estado de Sao Paulo, sudeste) es la mayor y más antigua fábrica de Volkswagen en Brasil y emplea a cerca de 13,000 trabajadores.

Allí se producen, según la empresa, los modelos Gol G4, Novo Gol, Saveiro, Polo, Polo Sedan y Kombi.

Los 800 empleados que habían sido despedidos recibieron un telegrama, en plenas vacaciones de navidad, comunicándoles la decisión de la empresa, que justificaba que Brasil vive un "escenario de retracción de la industria automovilística".

Junto a la caída de las ventas, la producción de vehículos en Brasil se desplomó en 2014 a su peor nivel en cinco años, según la asociación de fabricantes.

Las exportaciones retrocedieron, por su parte, 30.4%, principalmente las de automóviles (40.9%).

Esta desaceleración del sector, en consonancia con el estancado crecimiento de la economía brasileña, se reflejó también en una pérdida de 12,400 empleos en esta industria.

erp