Las multinacionales de telecomunicaciones Vodafone y Ericsson efectuaron este miércoles una conexión transfonteriza de la nueva red de transmisión de datos 5G entre la localidad española de Tui y la portuguesa de Valença do Minho, la primera prueba en ese ámbito.

Dos jugadores profesionales de e-sports completaron un trayecto de 5.8 kilómetros, entre Tui y Valença, en dos coches, mientras jugaban en sendas tabletas sin que la conexión a Internet, cuando cruzaron la frontera franco-española sobre el río Miño, se resintiera.

La directora de Tecnología de la firma británica Vodafone en España ha explicado que gracias a la tecnología 5G, la interrupción de la conexión pasará de entre 20 y 30 segundos a apenas unos milisegundos, lo que en la práctica es “imperceptible” para el usuario.

Eso resulta fundamental para previsibles aplicaciones del 5G como los futuros vehículos autónomos, así como para otras en el ámbito de la educación, la salud, el ocio o el deporte, por la mejora de la latencia, es decir, el tiempo de transmisión de datos.

Las nuevas redes de telecomunicaciones 5G, que han comenzado a implementar algunos países como Suiza o Corea del Sur y multiplican la rapidez y la capacidad de transmisión de datos para dispositivos móviles, podrían generalizarse en la próxima década.

La demostración de este miércoles, en la que colaboró el grupo automovilístico PSA y el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia, se ha realizado en una red precomercial de Vodafone mediante el uso de los sistemas de radio e infraestructura de núcleo de la red de la multinacional sueca Ericsson.