La visión cortoplacista que guió al sector de la construcción en los últimos años sumió en una crisis tanto a las grandes desarrolladoras como a los pequeños proveedores, lo que obliga a replantear la responsabilidad de la industria frente a esta coyuntura.

El 2013 dejó lecciones para la construcción que hacen apuntar hacia el desarrollo urbano sostenible como la manera de paliar la crisis actual, consideró Eduardo Carrera, director del Salón Internacional de la Edificación (Saie), en el marco de la séptima edición de este encuentro de negocios, que tuvo lugar del 19 al 22 de febrero en el WTC de la ciudad de México.

Las empresas promotoras de vivienda han venido ejerciendo créditos del orden de 1 millón anuales con la gravedad de que éstas se levantaron donde se pudo, no donde se debía ni con visión de largo plazo para el desarrollo de ciudades , comentó en entrevista.

El 2013 fue uno de los periodos más complicados para el sector de la construcción, el cual acentuó su fase recesiva y en los primeros nueve meses registró una contracción de 4.5%, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

En materia de generación de empleos, se prevé que la industria cierre el año con una pérdida de 150,000 plazas de trabajo y una contracción de 2.8 por ciento.

Aunado a lo anterior, los meteoros Ingrid y Manuel que afectaron el país durante la temporada de huracanes del 2013 destruyeron más de 50,000 casas, principalmente en el puerto de Acapulco, Guerrero.

Y si el pasado pintó un panorama desolador, el futuro presenta retos no menos preocupantes. Sólo en la ciudad de México, el déficit anual de vivienda asciende a 28,000 viviendas, por lo que en 25 años prácticamente hay que volver a construir otro DF.

Para Carrera, la industria tiene que atender la temática de sustentabilidad de manera más intensa y apostar por materiales y técnicas de construcción con visión de largo plazo.

Tiene también que empujar políticas favorecedoras al desarrollo sostenible. La vivienda no se hace solita, hay que redensificar buscando que cerca haya fuentes de trabajo, escuelas, comercios; eso hace el complemento de la vivienda y para eso no hay mucho financiamiento , dijo.

alejandra.aguilar@eleconomista.mx