La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) detectó 71 establecimientos dedicados a vender autos usados que incumplían con la Ley Federal de Protección al Consumidor y con la Norma Oficial Mexicana NOM-122-SCFI-2010.

Al llevar a cabo el Operativo Nacional de Verificación para establecimientos de este tipo, la Profeco descubrió que casi la mitad de los 143 sitios que revisó presentaban violaciones a la Ley.

En un comunicado detalló que en ocasiones estas irregularidades fueron por no contar con contratos de adhesión registrados ante esta Procuraduría o en su caso no utilizar el contrato registrado para formalizar las transacciones comerciales.

Asimismo hubo casos en los que los propietarios de estos lotes no pudieron demostrar que contaban con licencias, permisos, avisos o autorizaciones para llevar a cabos sus actividades comerciales.

Además, los locales no exhibían días ni horarios de atención al público, formas de pago, las especificaciones técnicas de los vehículos, montos totales a pagar y que ofrecían garantías inferiores a lo establecido en la Ley.

La Procuraduría explicó que las acciones de verificación son instrumentadas debido a la afectación que representa para el patrimonio y economía de los consumidores la comercialización y consignación de vehículos usados, por proveedores que operan al margen de la normatividad.

Agregó que continuarán practicándose estas verificaciones en todo el país, y que si los establecimientos incumplen con lo querido por las autoridades procederá con la colocación de sellos de advertencia como medida precautoria aunado a la imposición de sanciones económicas a las que se hagan merecedores.

Recomendó al consumidor, que al momento de buscar un auto usado, consulte si el establecimiento cuenta con un contrato registrado ante la Profeco así como leer detenidamente las cláusulas del contrato tanto para la compra como para la consignación y en este último caso informarse detalladamente de las comisiones y los supuestos por los que éstas resulten aplicables.

apr