Los ingresos de las tiendas minoristas cerraron el 2017 con un crecimiento de 1.3% (variación anual acumulada), su resultado más débil desde el 2013, cuando crecieron 1.1%, mostró el indicador de empresas comerciales al por menor del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con la base del Inegi, el crecimiento acumulado en sus ingresos por bienes y servicios se observa una considerable desaceleración respecto a 8.7% del 2016.

Diversos indicadores de consumo mostraron considerables desaceleraciones para la industria en México, desde autos hasta tiendas de autoservicio, golpeados por una inflación que superó 6% y que derivó en una confianza del consumidor inestable. Además de un año atípico en cuanto a sismos e incertidumbre política, que incluye el resultado de las elecciones en Estados Unidos, con Donald Trump frente al gobierno y las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que se han extendido y esperan llegar a un resultado en abril próximo.

Por industria, la de mejor comportamiento fue el comercio exclusivamente por Internet y catálogos, con un crecimiento anual de 7.3%; seguido de artículos para el cuidado de la salud, con 5.9%; artículos de papelería y esparcimiento, con 4.7 por ciento. Por el contrario, la única industria que cayó fue la de vehículos de motor, refacciones y combustibles, con -2.9 por ciento.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotrices (AMDA), las ventas de vehículos ligeros en el 2017 fueron 4.6% inferiores a las del 2016, al comercializarse 1 millón 530,317 unidades. Guillermo Rosales, director adjunto de la AMDA, dijo que su principal impacto negativo fue el tipo de cambio, por la baja del peso frente a dólar.

Acorde con el indicador de las ventas minoristas, el acumulado de los afiliados de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) reportaron un alza nominal de 4.5% a unidades iguales, y 7.8% a unidades totales; en ambos casos, se trató de la menor tasa de crecimiento en tres años.

Analistas coincidieron en que dicho desempeño de las ventas estuvo presionado por una base comparativa elevada, inflación, los temblores de septiembre que contrajeron a los consumidores, y sobre todo, el alza de los combustibles que desde enero causó estragos inmediatos para las unidades de la ANTAD, con violencia y saqueos.

DICIEMBRE, CUARTA CAÍDA AL HILO

Durante diciembre, los ingresos de las minoristas cayeron 1.2%, su cuarta contracción al hilo, golpeada por caídas en cinco de sus nueve componentes.

Vehículos de motor, refacciones, combustibles y lubricantes fue el componente de mayor contracción, con -7.6%, una constante por octavo mes; seguida de la venta exclusivamente a través de Internet y catálogos, con -5.6%, su mayor caída desde junio del 2014, cuando cayeron 6.5%; mientras los ingresos de tiendas de autoservicio y departamentales desplomaron a 1.6%, su mayor caída desde 2.8% de marzo del 2014.

Por el contrario, la industria que más creció en diciembre fue artículos para el cuidado de la salud, con 6.5 por ciento.

[email protected]