Las ventas minoristas volvieron a debilitarse durante abril, al registrar un crecimiento de 1% (tasa anual desestacionalizada), una desaceleración de 2.3 puntos porcentuales respecto a marzo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La baja de ritmo en el indicador se ocasionó principalmente por la rama que incluye a automóviles y autopartes, la cual ligó 12 meses en contracción; en el cuarto mes del año cayó 2.2%, pronunciando su caída respecto a marzo cuando fue de 0.4 por ciento. Cabe recordar que durante abril, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores reportó una caída de 4.6% en la comercialización de vehículos nuevos.

Otra de las nueve ramas que componen a las ventas minoristas y que registró un comportamiento negativo fue la de ventas de abarrotes, bebidas, hielo y tabaco, pues se contrajo 0.3% en abril, aunque si se compara con el dato de marzo (-1.3%), suavizó su caída.

Algunas ramas que sí mostraron crecimiento en abril, pero que desaceleraron respecto a marzo fueron: autoservicio y departamentales, al pasar de un alza de 7.6% en el tercer mes del año, a uno de 1.5% en abril; textiles, bisutería y calzado crecieron 2.4% contra el alza de 4.8% registrada en marzo; enseres y electrónicos pasó de un alza de 9.2% en marzo a una de 3.9% en abril.

En los sectores que se recuperaron en el cuarto mes del año destaca el de ventas a través de internet y catálogos, pues crecieron 6%, tras la caída de 11.3% en marzo.

De acuerdo con un análisis de Grupo Financiero Invex, los datos de las ventas minoristas corroboran su expectativa de una desaceleración paulatina del comercio, debido al lastre que supone el aumento de los costes de endeudamiento y los altos niveles de inflación.

empresas@eleconomista.mx