Las ventas de los fabricantes automotores estadounidenses General Motors (GM), Ford y Chrysler registraron fuertes aumentos en mayo respecto al año pasado, con progresiones de 16.6%, 21.9% y 33% respectivamente, mientras que las de Toyota subieron menos, informaron las empresas este miércoles.

GM vendió 223,822 vehículos en mayo (+16.6 por ciento). En abril, sus ventas habían aumentado 20%, a 183,091 automóviles vendidos.

Ford, por su lado, registró la entrega de 196,912 vehículos, contra 162,996 en abril, mes en el que las ventas habían aumentado 25.5 por ciento. Respecto a mayo del año pasado, el incremento fue de 21.9 por ciento.

Chrysler, tercer fabricante estadounidense, anunció que sus ventas aumentaron 33% a ritmo anual, con 104,819 vehículos vendidos, registrando así dos meses consecutivos de progresión tras el incremento de 25% en abril.

Las ventas del constructor japonés Toyota aumentaron 6.7% en mayo en Estados Unidos, netamente menos que las de los constructores nacionales, con 162,813 unidades vendidas, anunció en un comunicado.

GM por su parte, señaló que las ventas de las cuatro marcas que conserva al término de su reestructura (GMC, Chevrolet, Buick, Cadillac) aumentaron 31.8% en mayo a ritmo anual.

El constructor cerró las marcas Pontiac y Saturn y hará lo mismo con Hummer, mientras su filial sueca Saab fue vendida.

Steve Carlisle, uno de los dirigentes de ventas de GM en Estados Unidos, afirmó en el comunicado que las marcas de su grupo progresaron gracias a los nuevos productos.

En una conferencia telefónica, los dirigentes de GM señalaron que el constructor "aumentará su ritmo de producción" de varios modelos nuevos, entre ellos el Cadillac SRX, para atender la demanda.

Las ventas de mayo estuvieron caracterizadas por importantes compras de compañías de coches de alquiler, que reconstituyeron su flota, pero las "ventas a los particulares tuvieron un alza significativa en un mes", señalaron.

Ford informó las cifras de mayo se deben sobre todo a la marca Ford, que representa 90% de las ventas del grupo. Las entregas de Lincoln y Mercury, una marca que el constructor prevé abandonar, registraron bajas.

El grupo precisó que su cuota en el mercado de particulares está en alza por "décimonovena vez en los últimos 20 meses".

"Nuestro acento en la reducción del consumo de combustible dio sus frutos", comentó Ken Czubay, director de ventas de Ford en Estados Unidos, citado en el comunicado.

Entretanto, "la dinámica de ventas continúa intensificándose para Chrysler, que superó las 100.000 unidades vendidas por primera vez desde hace más de un año", dijo Fred Diaz, director de ventas en Estados Unidos.

RDS