La desaceleración de la economía mexicana durante el primer semestre, que conlleva un menor poder adquisitivo de la población tumbó la venta de vehículos ligeros nuevos en junio pasado, al caer 11.4% respecto a igual mes del 2018, su caída más pronunciada desde marzo del 2018 (-13.4%) y el peor descenso para un mes de junio desde el 2009, cuando la contracción fue de 31.2 por ciento.

De acuerdo con las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante junio la venta de vehículos ligeros fue de 106,398 unidades, que significa haber dejado de comercializar 13,671 vehículos comparados al mismo mes del año pasado.

Las automotrices que ocupan los tres primeros lugares en ventas en el mercado mexicano mantienen su racha negativa desde hace más de un año: Nissan con caída de 17%, General Motors con baja de 23.8% y 7.4% de Volkswagen.

En contraste, los consumidores mexicanos han mostrado mayor atracción por la compra de vehículos de marcas asiáticas y algunas europeas, tal es el caso de la coreana KIA que sigue acaparando mercado en las ventas, pues aumentó 4.8% sus ventas, además de Toyota con repunte de 9.3%, Mitsubishi con 20.6%, Renault con 49%, y la china BAIC —que recientemente ingresó a formar parte de la industria mexicana— con un incremento de 22.4% durante junio.

Los factores negativos que inciden en el mercado automotor se profundizan: endeudamiento y baja capacidad de compra de los consumidores de menores ingresos y desconfianza ante el panorama económico y político del país por parte de potenciales compradores de vehículos de mayor valor, aseveró Guillermo Rosales, director de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA).

La comercialización de autos durante el sexto mes del 2019 se trató del peor junio desde el 2014, cuando se vendieron 84,207 unidades, derivado del estancamiento de la inversión, el subejercicio del gasto público y la desaceleración de la creación de empleo se insertan en el panorama de riesgos que pueden deteriorar aún más la comercialización de vehículos en el país respecto de la disminución del 6.3% esperada para el total del año, estableció el directivo de la AMDA.

El Inegi, a través de su publicación mensual, refirió que los distribuidores de autos en el país acumulan ventas por 638,597 vehículos de enero a junio del 2019, al reportar una caída de 6.4% con relación al mismo periodo del 2018.

El declive iniciado desde junio del 2017 se acentúa al cierre del primer semestre del 2019 y se prevé que está condición persista en el segundo semestre, advirtió Rosales. Con los datos del primer semestre del presente año, se considera como el peor primer semestre desde el 2015, cuando se vendieron 610,704 vehículos.

De acuerdo con las estimaciones de la AMDA, para el cierre de este año se esperan ventas por 1.33 millones de unidades, que significa una disminución de 6.5% frente a lo registrado en el 2018, lo que contrasta con la meta inicial de una caída de 5 por ciento.

No obstante, Guillermo Rosales afirmó que el pronóstico podría ajustarse nuevamente hacia el segundo semestre del año.

Debilidad en toda la región.

El comportamiento de las ventas de vehículos en México es similar en otros países de América Latina (AL). Con datos en enero-abril, la comercialización de carros cayó en la mayoría de los mercados, con excepción de Brasil, esto de acuerdo con sondeo elaborado por La República, que incluyó siete naciones de América Latina.

En el primer cuatrimestre del 2019, Brasil vendió 839,532 unidades, esto es un incremento de 10% con relación a 762,800 vehículos comercializados en el mismo periodo del año pasado. Tanto México como Argentina, Chile, Colombia, Perú y Ecuador mostraron un desempeño negativo. (Con información de La República/Colombia)

[email protected]