En enero pasado, las ventas de automóviles nuevos crecieron 1.9% a 111,212 unidades, reportó el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi). Desde mayo del 2017, el indicador no presentaba cifras positivas, con lo que los distribuidores del sector automotor rompieron así una racha negativa de 19 meses.

A pesar de que el comportamiento es positivo, la evolución de la variable es resultado de un efecto de registro estadístico, pues el volumen de ventas de General Motors (GM) se duplicó, principalmente porque el año pasado fue subestimado por cambios en el método de contabilización.

La llamada gigante de Detroit aumentó sus ventas 107% en enero del 2019 respecto a igual mes del 2018, con la colocación de 18,222 unidades contra 8,807 unidades. La cifra de venta en el 2019 es menor en 1% comparada a la registrada en el 2017, con 18,410 autos.

A través de su registro administrativo de la industria automotriz de unidades ligeras, el Inegi refirió que la industria vendió 2,067 vehículos más respecto a enero del año pasado, cuando se comercializó 109,145 unidades.

A pesar de que hubo una mejoría en las ventas, la cifra es menor respecto a enero del 2017 y del 2016.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (Amda), la perspectiva Negativa se mantendrá para el 2019, como lo indica el resultado de la mayoría de los participantes en el mercado durante el primer mes del año. Durante enero, de las 30 marcas que distribuyen vehículos en México, sólo 12 obtuvieron resultados positivos.

Guillermo Rosales, director de la AMDA, precisó en un comentario que otro factor que influye en el resultado positivo de enero pasado son las ventas retrasadas en la franja fronteriza durante los últimos meses del 2018, derivado de “la espera del programa de estímulo fiscal anunciado por el nuevo gobierno para disminuir la tasa del Impuesto al Valor Agregado de 16% a 8%, con lo que se retomó el ritmo de comercialización en la franja fronteriza durante la última semana del mes, después del farragoso trámite de inscripción al programa diseñado por el SAT”.

Nissan, que posee 23% de participación en las ventas totales, presentó una disminución de 11.7%, al comercializar 23,315 autos contra las 26,406 unidades de enero del 2018.

Para la empresa que ocupa el tercer sitio en ventas en el mercado mexicano el panorama no mejora, pues Volkswagen perdió 12.4% de sus ventas en enero pasado, al colocar 11,660 unidades contra 13,322 que comercializó en 2018, mientras en 2017 su presencia era mayor con 15,584 autos.

Toyota, que ocupa el cuarto lugar en las ventas, en enero pasado bajó 3.3% su comercialización con 8,964 unidades contra 9,274 autos del 2018.

KIA, que mantenía crecimientos de doble dígito desde que inició operaciones en México en 2016, apenas logró incrementar su venta en 1%, con 8,010 autos contra 7,930 unidades del 2018.

FCA y Ford siguen sufriendo con pérdidas en ventas a doble dígito, 10.6% y 21.8% respectivamente.

Las marcas de lujo siguen vendiendo de manera positiva: BMW creció cerca de 1%, mientras Mercedes Benz aumentó 8.4%; pero Audi se desplomó en 32 por ciento.

El segmento deportivo de lujo también se mantiene al alza, como Land Rover, que creció 124%; Porche 16%, y Volvo 28 por ciento.

[email protected]