Las ventas de vehículos nuevos en México cayeron 3.7% en enero a 78,585 unidades, nivel que resultó el más bajo para un primer mes del año desde el 2012, de acuerdo con cifras reportadas ayer por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

“Este nivel de comercialización se posiciona como el menor nivel observado para un mes similar desde 2013 y situando al mercado en niveles similares a los de una década atrás”, precisó Guillermo Rosales, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Al realizar su análisis de las ventas al mes de enero 2022, Rosales dijo que la incertidumbre económica, la falta de inventario y la problemática de escasez de chips siguen pesando a la Industria para la comercialización de autos, que por lo menos se mantendrá durante el primer semestre.

“El resultado de enero muestra la persistencia del deterioro en el mercado, marcando la primera tasa negativa de 2022 y la quinta disminución consecutiva iniciada a partir de septiembre de 2021. Esta cifra es resultado aún de la limitada disponibilidad de inventario enfrentada por el sector”, expresó. Con estas cifras, el mercado de vehículos ligeros en enero se ubicó por debajo de la expectativa de AMDA (83,612 unidades).

La empresa con mayor volumen de ventas en México, Nissan, presentó un fuerte golpe al caer 21 por ciento.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx