Afectado por la pandemia, el mercado automotor europeo registró una caída interanual de 52.3% en mayo, un descenso menor al de abril gracias a la apertura de los concesionarios en muchos países, según datos publicados este miércoles. 

La matriculación de vehículos nuevos cayó 55.1% en marzo en la Unión Europea, y 76,3% en abril, coincidiendo con el pico del confinamiento.

En total, en mayo solo se vendieron 581,161 vehículos particulares nuevos en la UE, en comparación con 1 millón 217,259 unidades comercializadas en mayo de 2019.

Entre los principales mercados, España fue el que sufrió el peor desplome (72.7%); Francia (50.3%), Italia (49.6%) y Alemania (49.5%) se beneficiaron del incipiente desconfinamiento.

En los cinco primeros meses del año, la caída del mercado europeo, provocada por el cierre de los concesionarios de automóviles en la primavera boreal, alcanzó 41.5 por ciento.

Se espera un repunte en las ventas para junio, impulsada por la aceleración del desconfinamiento, la reanudación de la actividad en las plantas automovilísticas y el retorno de los clientes, alentados por los programas de ayuda a la compra. 

Con todo, las ventas perdidas entre marzo y mayo solo se recuperarán parcialmente en lo que queda de año. Alix Partners prevé que las ventas caigan 32% en Europa en todo 2020. 

"Mientras que los mercados mundiales ya estaban a la baja y que el sector del automóvil había iniciado una transformación histórica, abandonando los motores de explosión por inversiones masivas en los autos eléctricos, los efectos de la crisis del Covid-19 plantean a todos los actores graves problemas de ingresos y de costes", constató el gabinete de consultoría en un informe reciente. 

El fabricante Jaguar Land Rover anunció el martes la supresión de 1,100 puestos de trabajo temporales en el Reino Unido y una pérdida antes de impuestos de 500 millones de libras (628 millones de dólares) en el primer trimestre. Por su parte, Renault prevé suprimir 15,000 puestos en el mundo, 4,600 de ellos en Francia.

Según Ferdinand Dudenhöffer, director del Center Automotive Research (CAR), la producción de automóviles en Alemania debería caer este año 26%, hasta 3,4 millones de unidades.

Ese desplome, que dejaría a la producción alemana en su cifra más baja en 44 años, podría comportar, según Dudenhöffer, la supresión de 100,000 empleos en el país.