Las ventas de coches Volkswagen aumentaron casi un 3% en el 2016 a pesar del escándalo de los motores trucados y gracias a los clientes chinos, indicó este lunes el grupo alemán, que también comercializa marcas como Audi, Porsche y Seat.

El año pasado el fabricante de modelos como el Golf o el Polo vendió 5.99 millones de vehículos, un aumento de 2.8% con respecto al 2015, el año en que salió a la luz la manipulación de millones de vehículos diésel para hacer creer que eran menos contaminantes de lo que en realidad eran.

"Cerca de seis millones de clientes han elegido la marca Volkswagen y han seguido confiando en nosotros en tiempos difíciles", dijo Jürgen Stackmann, el director de ventas de la marca, citado en un comunicado.

Estos resultados se explican por el mercado chino, el principal para el constructor alemán, donde la demanda aumentó un 14% durante el año pasado.

En los países de Europa occidental, las ventas cayeron un 2% de media, especialmente en Alemania (7.2%) aunque aumentaron en Francia (35.8%) e Italia (29.5%) gracias a los nuevos modelos Polo y Tiguan.

En Estados Unidos, donde en septiembre del 2015 estalló el llamado "dieselgate" que afecta Volkswagen pero también a otras marcas del grupo, las ventas cayeron un 7.6 por ciento.

Sin embargo se recuperaron de nuevo en diciembre con un aumento global de 16.4% en año, hasta las 568,000 unidades, gracias sobre todo a la recuperación en Estados Unidos (20%). Los resultados del 2016 borran las pérdidas de la marca durante el 2015, cuando las ventas habían caído un 5%, hasta los 5.82 millones de coches.

erp