Las ventas de autos cayeron en junio en Estados Unidos frente al mes anterior, mientras que las grandes automotrices dijeron que no ven señales de una recuperación en el segundo semestre como se había anticipado a comienzos del 2010.

Hyundai Motor Co desafió nuevamente la tendencia y superó a sus rivales al anotar un crecimiento en sus ventas de 35% interanual.

La automotriz surcoreana reportó un incremento de 25% en las ventas del primer semestre, pero advirtió que la demanda se muestra rezagada frente a sus pronósticos para el segundo mayor mercado automotor del mundo.

Los decepcionantes niveles de ventas de junio se conocieron luego de que las débiles ventas en Francia y la perspectiva de mayores impuestos en mercados como España incrementaron las preocupaciones sobre una doble recesión.

Los resultados mensuales de ventas de las automotrices de Detroit mostraron un crecimiento de dos dígitos porcentuales en comparación con junio del 2009, cuando Chrysler salió de la quiebra y GM se presentó en bancarrota.

Las estimaciones iniciales apuntan a ventas anualizadas en la industria de entre 11.2 millones y 11.4 millones de autos.

Ese resultado implicaría una caída desde los 11.6 millones de mayo, lo que echaría por tierra a las expectativas de la industria, que esperaba que la demanda se fortalezca en el segundo semestre.

Ford Motor Co anotó un crecimiento de 13% interanual en sus ventas y dijo que sus despachos minoristas -que excluyen las entregas a agencias de arriendo de vehículos- aumentaron 15 por ciento.

Las ventas generales de GM treparon 11% interanual.

GM dijo que si bien no hay señales de que la demanda se recuperará luego del verano boreal, tampoco hay evidencias de que la economía se encamine a una segunda recesión.

"Las recientes noticias económicas siguen apuntando a una lenta y volátil recuperación", dijo el jefe de planificación global de productos de GM, Steve Carlisle, en una teleconferencia.

"La duda clave es si habrá una transición del crecimiento impulsado por los planes de estímulo a otro impulsado por el consumo y la inversión", agregó.

RDS